https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La banca en León: colas, desconcierto y horarios limitados para 'complicar la vida' al cliente

Panel de cita en una sucursal del Banco de Santander./
Panel de cita en una sucursal del Banco de Santander.

Colas eternas en las sucursales de las principales entidades de ahorro de la capital ante la limitación de horario para operar en ventanilla, que en el caso del Banco Santander se reduce a tres horas a la semana

J. Calvo
J. CALVOLeón

- «No, no le podemos atender, consulte los horarios».

Los clientes de las principales entidades de ahorro en León capital asumen, con enorme paciencia y desconcierto, el proceso de transformación interno que ahora vive la banca. No es un problema de un banco concreto, es general, pero especialmente visible en el Banco de Santander donde este miércoles imperaba el caos.

El cliente ya no puede operar en caja, por ejemplo, y las operaciones en dinero efectivo se limitan a tres horas a la semana, en la mayoría de las sucursales los martes y jueves entre las 9:00 horas y las 10:30 horas.

En cualquier otro horario el usuario se enfrenta a una respuesta de manual.

- «Utilice el cajero automático».

El resultado no se hace esperar: colas interminables en la oficina, colas ante el cajero, alguna protesta, problemas para el uso de los cajeros por las personas más mayores, problemas para la actuación de cartillas bancarias...

- «Yo no tengo la tarjeta y necesito sacar dinero», dice un cliente.

- «Son las normas«, le insiste un trabajador.

Es la banca del futuro, se advierte, donde mandan las operaciones 'online' y los problemas se resuelven con un formulario o una cita previa con un consultor en un espacio más abierto y al mismo tiempo más privado. Cita en la que el consultor intentará añadir nuevos productos al cliente (seguros, tarjetas, fondos...).

La situción no es aislada. Tanto, que ya ha sido denunciada por la Confederación de Consumidores y Usuarios quien de forma reiterada ha denunciado que la mayor parte de los bancos ha establecido un horario muy limitado para efectuar transacciones en caja, tales como pagar recibos no domiciliados, depositar o extraer dinero.

Un estudio efectuado al sobre un total de 30 entidades detectó que el 80% de éstas mantenían prácticas 'disuasorias' hacia el cliente.

«CECU entiende que el servicio de caja de todas las entidades bancarias debería estar disponible a los consumidores durante todo el horario de atención al público y que denegar el libre acceso a la caja a los propios clientes es aún más conflictivo, ya que en el contrato de apertura de una cuenta no se especifica limitación alguna para acceder a estos servicios«, asegura.

E incide: «Las reducciones del horario, que en algún caso se limitan a una hora en un solo día a la semana durante horario de mañana, reducen la capacidad de acción de los consumidores y, además, les fuerza no sólo a domiciliar los pagos, sino también a abrir una cuenta corriente, a utilizar los cajeros automáticos o sistemas electrónicos aun cuando no estén familiarizados con los mismos o tengan problemas de accesibilidad«.