Bravo destaca que el acuerdo en Embutidos Rodríguez «viene a reconocer una realidad que se produce de manera muy amplia»

Interior de la planta de Embutidos Rodríguez./leonoticias
Interior de la planta de Embutidos Rodríguez. / leonoticias

El secretario confederal de Protección Social de CCOO exige un sistema de representación adecuado, cotizaciones por ingresos reales y un registro para autónomos dependientes

LEONOTICIASLeón

El secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, Carlos Bravo, consideró este jueves «muy satisfactorio» el acuerdo alcanzado esta madrugada en Embutidos Rodríguez de León, que supone la incorporación de los 400 trabajadores, antes socios cooperativistas, al Régimen General de la Seguridad Social. Un acuerdo, dijo, que «viene a reconocer lo que es una realidad que se produce de manera muy amplia: la utilización indebida de la figura del autónomo para encubrir relaciones por cuenta ajena de laboralidad ordinaria».

Bravo acudió hoy a la sede del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, en Valladolid, para participar en la jornada 'Empleo Autónomo: situación actual', organizada por la Asociación de Trabajadores Autonómos y Dependientes de Castilla y León (Tradecyl) de CCOO. Momentos antes de abrir el encuentro, al que finalmente no pudo acudir el secretario autonómico de CCOO, Vicente Andrés, por desplazarse hasta León para participar en la movilización convocada por su sindicato en la cárnica leonesa, Bravo explicó los dos retos fundamentales a los que se enfrentan los trabajadores por cuenta propia.

En este sentido, defendió que es preciso articular un sistema de representación adecuado del colectivo y afirmó que «CCOO aspira a representar al trabajo autónomo sin trabajadores». Sin embargo, denunció que los autónomos «padecen un sistema de representación otorgada», ya que «el gobierno de turno elige a sus interlocutores porque no se ha normalizado un sistema de medición de representatividad adecuado».

Tradecyl

Asimismo, apeló a la necesidad de «acreditar sistemas de protección equiparables y de regulación de las relaciones de trabajo bien del trabajo por cuenta ajena o el autónomo que den seguridad jurídica». Así, consideró que es preciso lograr «como elemento fundamental» que tanto las cotizaciones como la tributación y la protección social «estén basadas en los ingresos reales del trabajo autónomos».

Bravo aseguró que lograr esa medición sobre ingresos reales «permitirá mejorar los niveles de protección social que son muy inferiores a los de cuenta ajena y al mismo tiempo normalizar la relación el mundo del trabajo autónomo con el de la contribución a los sistemas públicos y fiscales de protección social».

Por último, ensalzó la organización de la jornada, que calificó de «muy oportuna» porque «el mundo del trabajo autónomo es muy diverso, y se producen situaciones de déficit de cobertura, de protección social y hay dificultades para determinar ingresos reales».

297.000 'trades'

Por su parte, la delegada de Castilla y León de Tradecyl, Rosa Eva Martínez, explicó que la jornada está dirigida a «adentrar» a los participantes en el mundo de los autónomos en la Comunidad y «su realidad». Un colectivo «importante, que debemos atender», precisó, integrado por 196.000 personas, el 21 por ciento de los afiliados.

Martínez comentó que durante la cita también abordarán la figura del trabajador autónomo dependiente (TRADE), que nació en 2007, y «por los distintos avatares de la crisis no se ha desarrollado». La responsable sindical destacó que el número de 'trades' en la Comunidad descendió en el último año, desde los 410 a unos 380, una situación que achacó a la campaña de inspección impulsada desde el Gobierno.

Eso sí, exigió la puesta en marcha de un registro mercantil donde figuren todos los contratos de este tipo, porque hoy por hoy, no se conoce su número exacta. En este sentido, Bravo destacó que según la EPA, en España hay 297.000 'trades', de los que únicamente están reconocidos 9.500.

Rosa Eva Martínez comentó que durante la jornada de hoy también analizarán aspectos fiscales sobre el colectivo, así como la labor a acometer por la Inspección de Trabajo, para delimitar «donde esta la raya» entre el 'trade' y un empleado por cuenta ajena.

Así, abordarán su objetivo en la sociedad y las nuevas formulas de trabajo que se están ofreciendo a los trabajadores que «se pueden considerar como falsos autónomos». «Nos adentraremos en este mundo y analizaremos qué debemos denunciar porque no cumple con la figura», concluyó.