Salvini y Le Pen preparan su «revolución» euroescéptica y ultraderechista

Salvini y Le Pen preparan su «revolución» euroescéptica y ultraderechista

Los líderes de los movimientos soberanistas de Italia y Francia arremeten contra Bruselas y ultiman su alianza de cara a las elecciones europeas de mayo

DARÍO MENORROMA

Nadie habla tanto de las elecciones europeas del próximo mes de mayo como los partidos de ultraderecha del Viejo Continente, pues pretenden aprovecharlas para marcar un antes y un después en la política de Bruselas. Dos de los máximos representantes de esa corriente se vieron ayer las caras en Roma: Matteo Salvini, líder de la Liga y viceprimer ministro italiano, y Marine Le Pen, presidenta de Agrupación Nacional, el antiguo Frente Nacional. Ambos auguraron que los comicios serán una «revolución del sentido común» en Europa frente a los burócratas «atrincherados en los búnker» y coincidieron en su rechazo frontal a los inmigrantes.

«Estoy convencido de que la gran finanza, que tiene en la izquierda a su instrumento de gobierno en Bruselas, está interesada en una inmigración sin límite porque necesita nuevos esclavos mal pagados para la industria», aseguró Salvini después de sacar pecho por cerrar los puertos a las naves que salvan desplazados en el Mediterráneo Central. No le faltó descaro para presentar a las formaciones populistas de derechas como las que mejor defienden los intereses «del pueblo europeo y del pueblo africano contemporáneamente». Si los partidos soberanistas consiguen hacerse con las riendas de poder en Bruselas tras los próximos comicios, prometió que se pondrá en marcha un ambicioso proyecto de desarrollo en África. «Daremos un futuro a esos muchachos sin obligarles a huir subiéndose a una barcaza», aseguró.

Salvini y Le Pen comparten una gran sintonía política pero también un mismo problema: necesitan un candidato que guíe a la ultraderecha en el Viejo Continente. Cuentan con el firme apoyo de Steve Bannon, el asesor electoral que llevó a Donald Trump a ganar los comicios presidenciales estadounidenses, pero precisan de un nombre que genere consenso entre las diversas familias nacionales del soberanismo. En la elección del candidato tendrá un peso determinante el líder de la Liga pues, si se cumple lo que auguran las encuestas, su formación será la que más escaños aporte al bloque. Según el sondeo publicado el pasado sábado por el 'Corriere della Sera', el partido de Salvini está ya en el 33,8% de intención de voto, más de cinco puntos por encima del Movimiento 5 Estrellas, su socio en el Gobierno.

Al Ejecutivo italiano la va la vida en los comicios de mayo. Cuenta con una victoria de las formaciones euroescépticas para cambiar la política de Bruselas y dar así carpetazo a las actuales críticas por saltarse los compromisos de déficit presupuestario. Éste subirá hasta el 2,4% en Italia en 2019, lo que ha generado incertidumbre en los inversores internacionales. Después de que Salvini insistiera ayer en que el Ejecutivo no dará marcha atrás e incumplirá las exigencias de Bruselas, la prima de riesgo italiana superó los 300 puntos mientras la Bolsa de Milán vivía una nueva jornada de pérdidas en la que su índice selectivo se dejó un 2,4%.

El líder de la Liga aseguró que los malos datos no le harán cambiar de postura e insistió en que «los salvadores de Europa están aquí, no en Bruselas», a lo que le respondió Le Pen: «¿Dónde debo firmar?» Ambos se consideraron parte de una oleada política visible también fuera de Europa y celebraron el éxito en la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas de Jair Bolsonaro.

 

Fotos