May ensaya un consenso imposible

La primera ministra británica, Theresa May. /Reuters
La primera ministra británica, Theresa May. / Reuters

La primera ministra presentará el lunes al Parlamento su 'plan b' y lo someterá a votación el día 29

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

Theresa May presentará el lunes en el Parlamento su 'plan b' para salir de la Unión Europea y lo someterá a votación el día 29. La primera ministra británica, miembros de su Gabinete y colaboradores mantienen conversaciones con líderes de los partidos y con grupos de parlamentarios en un nuevo intento de encontrar una vía para el 'brexit' que sea respaldada por una mayoría de la Cámara de los Comunes.

Uno de los diputados que se entrevistó con la primera ministra explicó que la líder conservadora les adelantó sus planes leyendo un guión previamente escrito. Yvette Cooper, parlamentaria laborista, mantuvo junto a su colega Hilary Benn una conversación con David Lidington, viceprimer ministro, afirmando después que no habían oído ninguna idea nueva sobre el camino a seguir.

Un grupo de 'brexiters' que en diciembre promovió una moción de censura contra May en el seno del partido, votó contra el Acuerdo de Salida de la Unión Europea (UE) y la apoyó en la censura promovida por la oposición laborista expresó después su «tranquilidad» después de su encuentro en Downing Street. Nigel Dodds, líder del grupo parlamentario del DUP, de unionistas norirlandeses, dijo que May tenía «el ánimo de escuchar».

El bosquejo elemental de las conversaciones que se compone con estos testimonios las hace incomprensibles. Las peticiones de 'brexiters' y unionistas no parecen negociables con la Unión Europea y May tendría que asegurarse la deserción de unos 125 diputados laboristas para contar con alguna posibilidad de que el Acuerdo de Salida sea ratificado en una segunda votación.

Infografía: ¿Alguna vez se ha repetido un referéndum en Europa? | Statista Más infografías en Statista

Corbyn no participa

El día 29 no se someterá a votación el Acuerdo sino la guía de una nueva negociación. Una filtración a la BBC afirma que May contempla la asociación británica a la unión aduanera, aunque con otro nombre. El Acuerdo de Salida ya incluye una unión aduanera como parte de la salvaguarda irlandesa, que añade regulaciones del mercado común en Irlanda del Norte.

Adoptar las mismas regulaciones para el resto de Reino Unido disolvería la quiebra constitucional que enoja a unionistas norirlandeses, a 'brexiters' y a buena parte de los 432 diputados que votaron el martes contra el Acuerdo, pero no solucionaría otros problemas, como el deseo de que el Parlamento británico pueda poner fin a la salvaguarda temporal sobre Irlanda del Norte sin el visto bueno de la UE.

Jeremy Corbyn, líder laborista, se niega a participar en esta etapa de diálogo con May si ella no descarta la posibilidad de una salida de la UE sin acuerdo y apremia a los diputados laboristas a no participar en las conversaciones mientras esta exigencia no sea escuchada. Cooper y Benn son críticos de su líder, y otros diputados han censurado también su rechazo del diálogo. La jefa del Gobierno ha escrito a Corbyn una carta en la que le dice que está dispuesta a considerar las propuestas laboristas.

En la votación del día 29 los diputados podrán presentar enmiendas. Entre las ya prometidas se cuentan propuestas para descartar la salida sin acuerdo, la convocatoria de un segundo referéndum -apoyado por más de 170 empresarios en una carta pública a 'The Times' y que el Gobierno rechaza, presentando a sus interlocutores un documento que afirma que llevaría un año organizarlo- o la permanencia en la unión aduanera por tiempo indefinido.

La permanencia en la UE ganaría por 12 puntos en caso de segundo referéndum, según un sondeo

Una mayoría de británicos votaría a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE en caso de que se celebrase un segundo referéndum, según un sondeo elaborado tras la fallida votación parlamentaria del martes y en el que el apoyo al Brexit figura a doce puntos de distancia.

La encuesta, elaborada por la firma YouGov a partir de entrevistas realizadas el miércoles, concluye que un 56 por ciento de los votantes respaldarían que Reino Unido siguiese dentro del bloque comunitario, frente al 44 por ciento que apostaría por la ruptura.

Se trata de la mayor distancia desde que YouGov elabora este tipo de análisis y, en cualquier caso, implica un cambio en relación a los resultados de la consulta de 2016, cuando hubo un 51,9 por ciento de británicos a favor del divorcio con la Unión Europea.

Los llamamientos para un segundo referéndum han aumentado tras el abrumador rechazo de la Cámara de los Comunes al Tratado de Retirada pactado por el Gobierno de Theresa May. Según la encuesta, difundida por la campaña People's Vote, el 78 por ciento de los simpatizantes del Partido Laborista está a favor de volver a sacar las urnas.

Más información

 

Fotos