El SNP escocés anima a derrocar a Johnson esta semana

El SNP escocés anima a derrocar a Johnson esta semana

La persistencia del Gobierno en que no solicitará una prórroga del 'brexit' justificaría una urgente moción de censura

ÍÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

El Partido Nacional Escocés (SNP) quiere promover esta semana una moción de censura contra el primer ministro, Boris Johnson, y que se forme un Gobierno provisional, o de unidad nacional, para pedir a la Unión Europea (UE) la prórroga del 'brexit' más allá del 31 de octubre, y convocar unas elecciones o un referéndum; o ambas cosas.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ya señaló el viernes que no se opondría a que el laborista Jeremy Corbyn presidiera ese Gobierno. Un diputado de su partido, Stewart Hosie, recorrió este sábado televisiones y radios alertando de que el derrocamiento de Johnson es ya la única manera segura de evitar la marcha sin acuerdo y después de que la moción de censura podría presentarse el lunes o martes.

En su séptima votación perdida en el Parlamento, el Gobierno vio cómo la oposición le negaba el viernes un receso para celebrar la conferencia del partido en Mánchester, que comienza este domingo y se clausura el miércoles con un discurso de Johnson. En vez de la apoteosis de optimismo ''brexit'er' que el líder alienta, tendría que regresar rápidamente a Londres para perder el Gobierno.

La oposición parecía encaminada por otra vía. Logró a principios de septiembre la aprobación de una ley que obliga al primer ministro a solicitar una prórroga del 'brexit' si regresa del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre sin acuerdo. Una vez garantizada la extensión del plazo, los partidos de la oposición le exigirían a Johnson la convocatoria de unas elecciones generales.

Treta

El líder conservador no podría negarlas. Después de que el Tribunal Supremo anulase por ilegal su cierre temporal del Parlamento, su sesión de reapertura, el miércoles, causó asombro y muchas quejas por la ferocidad verbal del Gobierno, y especialmente de Johnson, en desacreditar a la Cámara de los Comunes por su supuesta parálisis y en exigir que la oposición aceptase unas elecciones.

El jueves, los diputados quisieron interrogar al primer ministro con más detalle sobre otro aspecto de la velada anterior: cómo pueden ser compatibles su garantía de que cumplirá la ley y al mismo tiempo insistir en que no solicitará la extensión. Johnson encomendó a un diputado con bajo rango en el Gobierno a repetir el mantra sin aclarar nada: obedecer la ley, no se solicitará extensión.

El ex primer ministro, Sir John Major, alertó de que existe una manera de saltarse una ley dictando un raro tipo de decreto. Abogados en los recientes casos y profesores universitarios consideran que no hay tal atajo y que Johnson cometería un delito si no cumple la ley. Esta semana se verá una demanda a un tribunal de Edimburgo, que según la ley escocesa podría solicitar la prórroga del 'brexit' si el Gobierno incumple la norma.

El SNP decide en ese contexto encabezar el derrocamiento del primer ministro. Corbyn ha respondido diciendo que «cada día es más posible» la moción de censura. Los liberal-demócratas no quieren apoyar una moción que lleve a Corbyn a Downing Street. Política real o treta propagandista, el SNP ha alentado especulaciones sobre el día idóneo para tumbar a Johnson. ¿El lunes, cuando empieza la conferencia? ¿O el miércoles, arruinándole su discurso?

Piden investigar al 'premier' por conflicto de intereses

El Ayuntamiento de Londres ha solicitado a un organismo independiente de la policía británica que investigue si el primer ministro, el conservador Boris Johnson, incurrió en un conflicto de intereses al beneficiar a una empresaria estadounidense cuando él era alcalde de Londres, entre 2008 y 2016. La emprendedora tecnológica y exmodelo Jennifer Arcuri, de 34 años, recibió 126.000 libras (141.000 euros) en dinero público y acceso privilegiado a tres misiones comerciales del consistorio londinense en el extranjero, según destapó el diario 'The Sunday Times' la semana pasada. El actual jefe de Gobierno participó en cuatro ocasiones como orador invitado en presentaciones de la compañía de Arcuri y era amigo cercano de la empresaria, a la que visitaba con frecuencia en su piso.