Italia pone fin a 40 años de huida del terrorista Cesare Battisti

Cesare Battisti (C), miembro del grupo terrorista italiano Proletarios Armados por el Comunismo (PAC)/Efe
Cesare Battisti (C), miembro del grupo terrorista italiano Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) / Efe

El antiguo miembro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo, condenado por cuatro asesinatos, es trasladado a Roma tras su detención en Bolivia por la Interpol

DARIO MENORCorresponsal en Roma

Cesare Battisti ya está en Italia. Huido desde 1981 de su país, donde fue condenado por cuatro homicidios cometidos a finales de los años 70 del siglo pasado, este miembro del grupo terrorista Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) llegó al aeropuerto romano de Ciampino esta mañana después de ser capturado el sábado en Bolivia.

Battisti escapó al país andino desde Brasil, donde vivió desde 2004 hasta que, el pasado 13 de diciembre, la Corte Suprema ordenó su arresto en vista de una posible extradición a Italia. Entonces pasó a la clandestinidad, pero un equipo de la Interpol formado por policías italianos, bolivianos y brasileños lo encontró en Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más poblada de Bolivia. Fue localizado gracias a la utilización de dispositivos electrónicos de seguimiento muy avanzados, informó el fiscal general de Milán, Roberto Alfonso.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, estaba esperando a pie de pista en Ciampino la llegada del terrorista, que fue internado en la cárcel romana de Rebibbia. «Finalmente ha sido devuelto a la Justicia italiana este asesino y criminal bellaco», dijo el líder de la Liga, que retransmitió en directo en las redes sociales el arribo del avión Falcon 900 que había enviado Italia a Bolivia para trasladar a Battisti. Junto a Salvini estaba el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede.

Para el Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga supone un indudable éxito haber conseguido que Battisti haya finalmente regresado a Roma y vaya ahora a cumplir su pena en una prisión. Los Ejecutivos anteriores habían buscado el mismo objetivo, pero se toparon con la negativa de Brasilia a conceder la extradición. El ex presidente Luiz Inácio 'Lula' da Silva siempre negó las peticiones de Italia para que le entregara al antiguo miembro del grupo armado PAC, optando en cambio por brindarle asilo político.

La nueva actitud de las autoridades brasileñas se relaciona con el cambio de Gobierno en el país latinoamericano. El nuevo presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, no estaba dispuesto a seguir acogiendo en su tierra a un terrorista de izquierdas como Battisti. En una muestra de la simpatía del entorno de Bolsonaro hacia un líder en la misma posición ideológica como Salvini, el hijo del presidente y diputado, Eduardo Bolsonaro, escribió un mensaje en las redes sociales celebrando su arresto en el que decía: «Brasil ya no es tierra de bandidos. Matteo Salvini, el regalito está llegando».

A Battisti le tocará ahora cumplir una condena a cadena perpetua sin poder gozar de ningún tipo de atenuante, aseguró Alfonso. Su llegada a Italia fue aplaudida por los familiares de las víctimas, como Adriano Sabbadin, hijo de un carnicero asesinado por el terrorista en 1979, quien comentó que, finalmente, su padre «descansa en paz». Sabbadin consideró que el hecho de que Battisti haya permanecido huido todos estos años confirma su culpabilidad. El primer ministro, Giuseppe Conte, dijo que el Estado italiano le debía «desde hace cuarenta años» la extradición a los Sabbadin y a los familiares de los otros tres asesinados.

El antiguo miembro del grupo PAC siempre defendió su inocencia, aunque los tribunales reconocieron su participación, directa o indirecta, en cuatro homicidios, además de en otras acciones delictivas como agresiones, sabotajes a fábricas y robos a bancos y supermercados. Battisti aseguró que no disparó nunca contra nadie y que se limitó a colaborar con el diario editado por PAC. Consideró que las condenas en su contra están basadas en el testimonio falso que la Policía obtuvo torturando a otro antiguo miembro del grupo terrorista, Pietro Mutti.

 

Fotos