El Open Arms llegará en cuatro días a Algeciras con 310 migrantes a bordo

Embarcación con los inmigrantes rescatados por el 'Open Arms'./AFP
Embarcación con los inmigrantes rescatados por el 'Open Arms'. / AFP

El barco de salvamento se reunirá este lunes con otro de la misma ONG que transporta comida, mantas y medicamentos

COLPISA

El Open Arms navega por aguas del Mediterráneo rumbo al puerto de Algeciras, al que se prevé que pueda llegar con los 310 migrantes rescatados que lleva a bordo en unos cuatro días.

El barco de la ONG ha debido poner rumbo a uno de los puertos más alejados de la costa de Libia donde opera desde hace días. El motivo ha sido que ningún socio comunitario salvo España ha escuchado su petición para desembarcar a los rescatados en un puerto seguro. Malta dijo directamente que no, y otros países como Francia, Italia o Túnez ni siquiera respondieron a su solicitud. En el caso de las autoridades de Roma tampoco hizo falta porque ya se sabe cual hubiera sido su respuesta. El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, insistió este domingo en que «los puertos italianos están cerrados. Hay que parar el tráfico de personas». A pesar de todo, las autoridades del país transalpino mostraron humanidad y permitieron el traslado al país de un somalí de 14 años que viajaba en el barco por su precario estado de salud. La evacuación del menor, no acompañado y que había recibido una paliza en Libia, se llevó a cabo sobre las 22.00 horas del sábado a través de una lancha de los guardacostas italianos, que trasladaron al adolescente a un centro sanitario de Lampedusa.

El jefe de la misión de Open Arms, Gerard Canals, informó de que el muchacho –que antes de ser evacuado ha pedido a la tripulación que avisaran a su madre en Somalia– «tenía una evolución de una infección bastante grave de los tejidos en la cara y por eso solicitamos la evacuación médica». Se trata del tercer traslado del barco Open Arms, después de que este domingo un helicóptero de salvamento de Malta evacuara a una mujer y a su bebé recién nacido que estaban en precarias condiciones de salud.

Mientras tanto este domingo comenzaban a escasear los suministros a bordo de la embarcación de la ONG. Está previsto que este lunes lo alcance otra embarcación de la organización, el Astral, que hará labores de avituallamiento. «Mañana nos aprovisionaremos de alimentos con el Astral y seguiremos cuidando de esta personas a bordo», señaló Canals, que envió un vídeo en el que aparecen los 310 inmigrantes abrigados con mantas bajo el toldo de popa del antiguo remolcador convertido ahora en buque de rescate marítimo. El Astral zarpó 24 horas antes de Badalona (Barcelona) con alimentos, medicinas y mantas.

La tripulación del barco está preocupada porque, además del frío, con el mar más agitado entrará agua a la cubierta donde están los inmigrantes. Además, advierten de que la travesía no es fácil porque el barco sólo dispone de dos baños y «cada minuto navegando es una dificultad añadida», comentaron en las redes sociales. «Este año Navidad la pasamos en el mar», tuiteó también la organización en su cuenta oficial.

Los precedentes

El cambio de Gobierno el pasado mes de junio trajó aparejada una modificación de la política migratoria. Nada más llegar a la Moncloa, Pedro Sánchez permitió la llegada a Valencia del 'Aquarius' con 630 migrantes rescatados en aguas libias. El buque de Médicos Sin Fronteras llevaba varios días a la deriva debido a la negativa de Italia y Roma, una situación idéntica a la que ahora se enfrenta el Open Arms.

La oposición criticó con dureza la decisión de Sánchez, al que llegaron a responsabilizar de crear un efecto llamada. Desde el Ejecutivo socialista se ha insistido en que la solución al problema de la migración en el Mediterráneo, que a lo largo de 2018 se ha cobrado 2.133 vidas. Más de 1.300 de estas muertes tuvieron lugar en el Mediterráneo central y en su inmensa mayoría eran personas que habían partido de Libia.

No obstante, y ante la situación desesperada del Open Arms, Salvamento Marítimo dio permiso el sábado por la noche al barco, con sede en Barcelona, para dirigirse hacia aguas españolas.

 

Fotos