Farage echará de menos ser el «villano» en el «teatro» del Parlamento Europeo

El eurodiputado y líder del UKIP Nigel Farage./
El eurodiputado y líder del UKIP Nigel Farage.

El líder saliente del eurófobo Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) insta al sucesor de David Cameron a acelerar el proceso de separación

REUTERS / EP estrasburgo

Nigel Farage, el líder saliente del eurófobo Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP), ha manifestado este miércoles que echará de menos ser el "villano de pantomima" del Parlamento Europeo y que su intención es querdarse para observar cómo Reino Unido consigue un buen acuerdo comercial. "Lo echaré mucho de menos. Lo he pasado muy bien", ha indicado Farage en una rueda de prensa en la sede del Parlamento en Estrasburgo, donde se ha sentado como líder del UKIP durante 17 años. "Echaré de menos el teatro", ha destacado.

"A nivel personal echaré de menos ser el villano. He disfrutado tanto al verles abuchearme y gritarme que ha sido maravilloso", ha añadido Farage, que presentó su dimisión como líder de la formación hace dos días. Además, ha señalado que extrañará a algunos compañeros a pesar de no ser euroescépticos.

Farage ha instado al futuro sucesor de David Cameron como primer ministro del país a hacer uso del artículo 50 del tratado de Lisboa para acelerar el proceso de separación entre Reino Unido y las instituciones europeas. Los diferentes líderes de los países miembros del bloque comunitario, por su parte, han propuesto que el proceso se lleve a cabo de forma pausada en dos años de transición regresiva.

Supervisor del 'Brexit'

El líder saliente del UKIP ha anunciado que trabajará con otros movimientos euroescépticos en Europa para ayudar a salir de la UE a aquellos países que así lo deseen. Mientras, Farage continuará acudiendo al Parlamento Europeo para supervisar las negociaciones sobre el 'Brexit' y tratar de impedir que Londres acepte el mismo trato comercial que el bloque comunitario ha establecido con Noruega, que tiene acceso al mercado común pero también libre circulación de personas.

Los líderes de la Unión Europea han insistido en que si Reino Unido pretende mantener el libre acceso al mercado comunitario debe garantizar que los británicos mantengan sus fronteras abiertas a los trabajadores europeos.

Contenido Patrocinado

Fotos