Trump, dispuesto a reconocer la «plena soberanía» de Israel sobre los Altos del Golán

Fotografía de archivo que muestra a varios soldados israelíes en un puesto de control de los Altos del Golán, entre Israel y Siria, el 27 de septiembre de 2018./Efe
Fotografía de archivo que muestra a varios soldados israelíes en un puesto de control de los Altos del Golán, entre Israel y Siria, el 27 de septiembre de 2018. / Efe

Netanyahu le ha agradecido de forma inmediata esta decisión «histórica»

MIKEL AYESTARANCorresponsal en Jerusalén (Israel)

La política exterior de Donald Trump es imprevisible en la mayoría de casos excepto con Israel, donde sigue la agenda marcada por el primer ministro, Benyamin Netanyahu, para quien Trump vuelve a «hacer historia». Tras reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar su Embajada de Tel Aviv a la ciudad santa, el presidente estadounidense ha vuelto a cumplir con una de las aspiraciones del primer ministro israelí y mostrado la disposición de su país a reconocer la «plena soberanía» del Estado hebreo sobre los Altos del Golán.

Como ocurrió en el caso de Jerusalén, poco le importa a Trump que la comunidad internacional no reconozca la soberanía israelí en este territorio arrebatado a Siria durante la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra del Yom Kipur (1973) y que se anexionó de forma efectiva en 1981. Netanyahu le ha agradecido de forma inmediata esta decisión «histórica», que le refuerza además de cara a las elecciones del 9 de abril, a las que llega debilitado por varios casos de corrupción.

«Después de 52 años, ha llegado el momento de que Estados Unidos reconozca la plena soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, que son de una importancia crucial desde el punto de vista estratégico y de seguridad para Israel y para la estabilidad regional», ha dicho Trump en un mensaje en Twitter, que vuelve a convertirse en un altavoz para dar a conocer una decisión clave al mundo. El primer ministro israelí le ha respondido de manera casi inmediata para darle las gracias y contextualizar esta medida en «un un momento en el que Irán busca utilizar Siria como plataforma para destruir a Israel», en alusión a la presencia iraní y de la milicia libanesa Hezbolá en el país vecino, donde combaten junto al presidente, Bashar el-Asad.

Este reconocimiento comenzó a gestarse de forma pública a mediados de noviembre, cuando Estados Unidos votó por primera vez contra una resolución de la ONU que consideraba la anexión israelí del Golán «nula y sin valor», convirtiéndose en el único país que votó en contra, junto a Israel. Después llegó el informe anual sobre derechos humanos del Departamento de Estado, en el que dejó por primera vez de utilizar la frase de «ocupado por Israel» para definir al Golán, y cambió la expresión a «controlado por Israel». La última señal se produjo la semana pasada cuando se produjo la visita oficial del senador norteamericano Lindsey Graham, que viajó al Golán acompañado del embajador estadounidense, David Friedman, y el primer ministro y adelantó lo que Trump anunció después vía Twitter y era un secreto a voces.