Una referencia al Rey Pelayo en los cargadores del atentado de Nueva Zelanda

El nombre 'Pelayu', entre las inscripciones que apercieron en los cargadores del atentado de Nueva Zelanda. /
El nombre 'Pelayu', entre las inscripciones que apercieron en los cargadores del atentado de Nueva Zelanda.

Los medios australianos han publicado imágenes del material utilizado por Brenton Tarrant en el que se veía escrito el nombre de distintos reyes que lucharon contra los musulmanes

MARTA ALONSO RON y AGENCIAS
MARTA ALONSO RON Y AGENCIASLeón

Brenton Tarrant, el autor material de los tiroteos contra dos mezquitas en la localidad de Christchurch, Nueva Zenlanda, llevaba consigo un macabro recuerdo en el material con el que provocó la muerte de al menos 49 personas este viernes -hora neozelandesa-. Se trata de los nombres de varios reyes conocidos por su lucha contra los musulmanes a lo largo de la historia así como de algunos delincuentes neonazis cuyo recuerdo está más presente en la sociedad contemporánea.

Es el caso, por ejemplo, como Josué Estébanez, quien hace 12 años mató de una puñalada en el metro de Madrid al antifascista Carlos Palomino y que cumple condena en la cárcel de Asturias. No obstante, entre las inscripciones que se ven en las fotos de los cargadores publicadas por los medios australianos, hay una que podría tener incluso más vinculación con Asturias: un 'Pelayu' que muchos ya identifican con el rey asturiano.

Además del rey asturiano se pueden leer nombres de personajes históricos como Carlos Martel, Gaston IV de Bearn, Bohemundo de Antioquía, Constantino II Asen o el dux veneciano Sebastiano Venier. También otros delincuentes contemporáneos como Luca Traini, que disparó contra seis inmigrantes en Italia, o Alexandre Bissonette, que provocó la muerte de seis personas en un ataque a una mezquita de Canadá. Otro de los detalles más escabrosos del suceso es que ChristChurch retransmitió los asesinatos de Nueva Zelanda vestido con ropa militar y disparando a las víctimas mientras cambiada el cargador.

Estos ataques, además, están marcados por un un manifiesto supremacista en el que se podrían haber inspirado tanto el autor material como los autores intelectuales y en los que el propio Tarrant, australiano, hace referencia a sus viajes por algunos países europeos como España.

Las dos mezquitas de Christchurch estaban repletas el viernes para la sesión vespertina de oraciones cuando se registraron los primeros disparos. Testigos y sobrevivientes relataron una escena caótica, con cuerpos por el suelo y grupos que corrían desesperadamente para huir de las balas.

En la mezquita de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, un inmigrante palestino que no quiso ser identificado, dijo que vio a un hombre recibir un disparo en la cabeza. «Escuché tres disparos rápidos y después de unos 10 segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente», dijo el hombre a Afp. Según su testimonio, «las personas comenzaron a correr. Algunas estaban cubiertas de sangre». Otro hombre narró a la prensa local que vio cómo un niño era alcanzado por los disparos. «Había cuerpos por todos lados», dijo.

En una de las mezquitas se encontraba el equipo completo de cricket de Bangladesh, pero los jugadores lograron huir a través de un parque aledaño al edificio. El juego que ese equipo debía disputar contra la selección de Nueva Zelanda resultó cancelado. Ante las primeras informaciones sobre los tiroteos, toda la ciudad y parte de la Isla Sur de Nueva Zelanda quedaron bloqueadas mientras la policía iniciaba las operaciones de búsqueda.

En un dramático mensaje transmitido por televisión, la primera ministra Jacinta Ardern lamentó que su país vivía uno de sus días más oscuros. «Resulta claro que este es uno de los días más oscuros de Nueva Zelanda. Claramente, lo que ha ocurrido aquí fue un acto de violencia extraordinario y sin precedentes». De acuerdo con Ardern, «muchas de las personas directamente afectadas por los tiroteos pueden ser inmigrantes, tal vez sean refugiados. Ellos eligieron hacer de Nueva Zelanda su hogar». Inclusive el líder de la oposición neozelandesa, Simon Bridges, expresó públicamente su «apoyo a la comunidad islámica» del país. «Nadie en ese país debería vivir con miedo, no importa su raza o religión», apuntó.

El comisionado Bush dijo también que la policía había recibido informaciones sobre un vídeo «sumamente gráfico» sobre la matanza que ya circulaba en Internet. «Llamamos con energía a que los enlaces a ese vídeo no sean compartidos. Estamos trabajando para que esos videos sean eliminados», apuntó Bush en un mensaje divulgado en la red Twitter. El equipo de Afp analizó un vídeo transmitido vía Facebook que mostraba a un joven blanco y sin barba, con el cabello corto, que conducía su automóvil hasta una mezquita, donde entró a tiros. En las imágenes, se puede ver a ese hombre disparando a mansalva contra fieles en el interior de la mezquita. Sin embargo, la cuenta de Facebook donde ese vídeo fue transmitido ya no estaba disponible poco después del tiroteo, una cuenta de Twitter que estaba asociada ya había sido bloqueada.

Los tiroteos son raros en Nueva Zelanda, país que en 1992 restringió la legislación para tener acceso a armas semiautomáticas, luego de una matanza de 13 personas en la ciudad de Aramoana, en la Isla Sur. Sin embargo, cualquier persona con más de 16 años puede solicitar una licencia para tener acceso a un arma después de un curso sobre seguridad.