Putin maniobra para reconciliar a Arabia Saudí con Irán

Vladímir Putin, en la Semana Rusa de la Enegía./AFP
Vladímir Putin, en la Semana Rusa de la Enegía. / AFP

El presidente ruso aprovecha la presencia en Moscú de representantes de ambos países que asisten a la Semana Rusa de la Energía

RAFAEL M. MAÑUECOMoscú

Aprovechando la celebración en Moscú de la Semana Rusa de la Energía, a la que acuden, entre otros, representantes de países del golfo Pérsico, el presidente Vladímir Putin trata de reconciliar a Irán y Arabia Saudí, dos potencias regionales enfrentadas durante largo tiempo y en especial ahora, a raíz del ataque con drones del pasado 14 de septiembre contra las instalaciones petroleras saudíes de Abqaiq y Khurais.

A este foro ruso de la energía acuden el ministro del Petróleo de Irán, Biján Zanganeh, y el de Energía saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salmán. El primero dijo del otro que es su «amigo». Ambos se reunieron en la capital rusa en compañía del secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, gracias a los esfuerzos desplegados por Putin.

Riad culpa a Irán de estar detrás de la incursión de artefactos voladores que bombardearon e incendiaron dos refinarías de Aramco, pero Teherán lo niega. Zanganeh lo reiteró hoy durante su intervención en uno de los paneles de la conferencia al tiempo que dedicó palabras amistosas hacia el príncipe Abdulaziz, que lleva menos de un mes como ministro. El titular iraní de Energía dijo de él que «llevamos siendo amigos más de 22 años». Luego se les vio juntos hablando animadamente con Barkindo. Se trata del primer encuentro oficial entre altos cargos de los dos países después del incidente en las refinarías.

Putin reiteró en su alocución que Irán nada tuvo que ver con los ataques y se refirió a la «ausencia de pruebas reales». A su juicio, «fue una acción destructiva que ha tenido impacto en el mercado energético global, pero considero que aquellos que planificaron y perpetraron el ataque no lograron su objetivo».

Según el jefe del Kremlin, «hubo algunas fluctuaciones en el mercado energético y Arabia Saudí perdió la mitad de su bombeo, pero esto tuvo efecto sólo a corto plazo. Prácticamente una semana después los mercados se recuperaron (...) no tuvo el efecto esperado por aquellos que lo planificaron». Putin, que se reunió el martes en Armenia con el presidente iraní, Hasán Rohaní, declaró que éste le aseguró no tener nada que ver con los ataques. «No está relacionado con ello de ninguna manera», añadió y criticó que Washington continúe culpabilizando a Teherán.

Rusia mantiene tradicionalmente unas estrechas relaciones con Irán, pero ahora está en proceso de recomponerlas con Arabia Saudí, a donde Putin tiene previsto viajar este mes por segunda vez. Ya estuvo allí en 2007, siendo el primer mandatario ruso que viajaba al reino wahabita. Después, en 2017, el rey Salmán Bin Abdelaziz, fue el primer monarca saudí en la historia que visitaba Rusia.