Los pilotos acusan a Boeing

Los pilotos acusan a Boeing
Gonzalo de las Heras

Un capitán español afirma que el sistema «está tan mal diseñado» que no da tiempo a controlar el avión

ZIGOR ALDAMAShanghái (China)

«Como piloto, debo conocer la máquina que estoy volando. Si no la conozco a fondo y pasa algo, y no puedo corregir o desconectar el sistema que ha fallado, entonces el problema se agravará». Las palabras de Rubén Emilio Bombín, un piloto bilbaíno empleado por una aerolínea china, pueden parecer obvias. Pero quizá no lo sean tanto. Porque algunos de sus compañeros, sobre todo los que se ponen a los mandos de un Boeing 737 MAX 8, critican que el fabricante estadounidense no explicase el funcionamiento de un sistema que la propia multinacional desarrolló para la última versión de su avión estrella: el sistema de ajuste automático del timón de profundidad (MCAS, por sus siglas en inglés).

Según numerosas fuentes, y a la espera de que la investigación oficial lo confirme o lo desmienta, el MCAS puede ser una de las principales causas por las que el vuelo ET302 se estrelló en Addis Abeba el pasado domingo. Y, peor aún, todo apunta a que también fue una de las razones por las que el vuelo JT610 de Lion Air se precipitó contra el mar en Indonesia. De hecho, en aquel suceso Boeing sí que reconoció problemas con el sistema, diseñado para bajar el morro de la aeronave y compensar así el hecho de que los motores de la serie MAX sean de mayor tamaño y estén ubicados ligeramente más adelante que en otras versiones.

Teóricamente, el MCAS proporciona al nuevo Boeing 737 mayor seguridad. Se conecta de forma automática cuando detecta que el morro está en un ángulo excesivamente pronunciado para evitar que el avión pierda sustentación y caiga. El problema está en que si, por cualquier razón, las sondas de velocidad y ángulo de ataque recogen datos erróneos, el sistema puede reaccionar de la misma forma y hacer que el avión caiga en picado. Además, los pilotos pueden verse en grandes dificultades para controlar el aparato.

Sobre todo, si no conocen el funcionamiento del sistema ni como desconectarlo, que es lo que, aparentemente, sucedió en el caso de Lion Air. Aquel Boeing 737 MAX 8 recibió el visto bueno para volar en el fatídico día de su accidente a pesar de que los pilotos del vuelo anterior ya habían informado de los problemas sufridos para controlarlo. Los técnicos de mantenimiento no detectaron, o no supieron solucionar, el problema con las sondas, y eso costó la vida de 189 personas. Como de costumbre, nunca es solo un factor el que provoca que un avión se estrelle.

En el caso de Ethiopian, la indignación crece porque el fallo era conocido y Boeing sostiene que no hay nada de qué preocuparse. Por si fuese poco, ayer la aerolínea africana aseguró que el piloto a los mandos del ET302 se había formado después del accidente de Lion Air, de forma que tendría que estar al tanto de cómo funciona el MCAS. «Boeing envió una circular de emergencia para enseñar cómo se desconecta el sistema, pero está tan mal diseñado que no da tiempo a hacerlo. Te caes en 20 o 40 segundos», afirma Bombín. El piloto vasco también denuncia que no se haya puesto remedio «por una cuestión de dinero», y considera «imprudente» la actitud de Boeing.

«Numerosos errores»

No es el único que critica la situación y al fabricante americano. «Hemos observado que se dan numerosos errores en el MCAS, no se trata de incidentes aislados», afirmó ayer un piloto chino del Boeing 737 MAX 8, Carl Liu, al diario 'Washington Post'. «Boeing no ha hecho lo suficiente. Nunca ha considerado suspender la producción o las operaciones del avión incluso después de tragedias recurrentes», disparó. El director ejecutivo de la Administración China de Aviación Civil, Li Jian, también justificó la decisión de dejar todos los 737 MAX en tierra por la multiplicación de estos incidentes y porque «muchos pilotos no se atreven, ni pueden, volarlos». Li, que fue el primero en prohibir los vuelos con el último modelo de Boeing, criticó a la institución homóloga de Estados Unidos, la FAA, por no haber tomado la iniciativa.

Más información

Temas

Boeing