El Parlamento macedonio aprueba cambiar de nombre al país

El primer ministro de la República de Macedonia, Zoran Zaev, conversa con los medios. / REUTERS/ Tomislav Georgiev

Los responsables europeos y estadounidenses apoyan esta iniciativa, que consideran como una oportunidad única para que Macedonia se una a los países occidentales

COLPISA / AFPMadrid

El Parlamento de Macedonia ha aprobado empezar a redactar las enmiendas constitucionales para cambiar el nombre del país a República de Macedonia del Norte, allanando el camino para poner fin a un litigio abierto con Grecia desde hace décadas.

«El Parlamento adoptó la propuesta del gobierno de iniciar el procedimiento para cambiar la Constitución», ha dicho el presidente de la cámara, Talat Xhaferi, al término de la votación.

Ochenta de los 120 diputados han votado a favor de la moción, según un periodista de la AFP presente en el Parlamento, alcanzando la mayoría de dos tercios necesaria para iniciar el proceso.

«¡Es un gran día para la democracia en Skopie!», ha tuiteado el comisario europeo de Política de Vecindad y Negociaciones para la Ampliación, Johannes Hahn. Los responsables europeos y estadounidenses apoyan el cambio de nombre, que consideran como una oportunidad única para que Macedonia se una a los países occidentales.

Desde la independencia de esta exrepública yugoslava en 1991, Grecia ha asegurado que el nombre de «Macedonia» sólo puede aplicarse a su provincia septentrional, en torno a Salónica.

Un acuerdo cerrado en junio entre los primeros ministros macedonio, Zoran Zaev, y griego, Alexis Tsipras, prevé llamar «República de Macedonia del Norte» a ese pequeño país pobre de los Balcanes. En caso de que se apruebe el cambio, Grecia levantará su veto a la adhesión de Macedonia a la OTAN y a la Unión Europea.

El proceso continúa

El proceso aún no ha terminado, ya que ahora se deberán aprobar unas enmiendas para incorporar el nuevo nombre en la Constitución, y, a continuación, el Parlamento deberá confirmar el cambio.

Pese a todo, la primera votación supone una victoria clave para el primer ministro socialdemócrata, Zoran Zaev, que tuvo que luchar para convencer a una decena de parlamentarios del partido opositor de derechas VMRO-DPMNE, cuyos dirigentes se oponen firmemente al cambio de nombre de Macedonia.

Tres de los diputados opositores que votaron a favor de la propuesta del gobierno habían sido liberados bajo fianza esta semana. Se les juzga por su presunta implicación en la irrupción en el Parlamento de un centenar de manifestantes el 27 de abril de 2017, durante la cual hubo varios heridos, entre ellos el primer ministro.

Este se negó a revelar si había mantenido negociaciones para su posible amnistía. «Personalmente, perdono a cada uno de ellos», declaró a periodistas, sin dar más detalles. Zaev rechazó, además, una acusación del VMRO-DPMNE, según la cual su gobierno ofreció sobornos para que se ratificara su propuesta.

Referéndum consultivo

El primer ministro había anunciado que convocaría elecciones anticipadas si no obtenía una mayoría de dos tercios en esa votación.

El 30 de septiembre, se celebró un referéndum consultivo sobre el cambio de nombre, marcado por una fuerte abstención: dos tercios de los electores inscritos no votaron.

Zoran Zaev destaca la victoria del «sí» con más del 90% de los sufragios, pero la abstención supuso un gran revés para el primer ministro y complicó su tarea para lograr la aprobación del acuerdo en el Parlamento.

La oposición considera que se tenía que haber superado el umbral del 50% de participación para «validar» el referéndum, pero Zaev considera que no se necesitaba ningún mínimo para esa consulta.

Para que el acuerdo entre en vigor, debe ser aprobado primero por el Parlamento macedonio y luego por el de Grecia. «Quisiera animar a nuestros vecinos a avanzar con determinación para ratificar el acuerdo porque no habrá otra ocasión», avisó Tsipras.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos