Gaza e Israel se preparan para la 'marcha del millón'

Una soldado israelí lee sobre un blindado desplegado en la verja con Gaza./EP
Una soldado israelí lee sobre un blindado desplegado en la verja con Gaza. / EP

Tel Aviv triplica el número de francotiradores para encarar la protesta con la que los palestinos señalan hoy el aniversario de su gran movilización

MIKEL AYESTARANGaza

Dolor intenso. Calambres como descargas eléctricas y los pies hinchados cual globos de agua, entre morados y rojizos. Saber Elgerem espera entre decenas de heridos a que el doctor le atienda en la clínica de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el centro de Gaza. Viene tres veces por semana porque «el dolor es insoportable» y cuando la enfermera le llama salta de la silla como si un francotirador israelí no le hubiera reventado la pierna izquierda hace nueve meses. La ilusión dura un segundo, hasta que se yergue sobre un pie y busca con desesperación las muletas que le permitan llegar a la camilla donde le esperan dos grandes inyecciones en la parte superior del fijador externo que sujeta sus huesos.

La Gran Marcha del Retorno cumple un año y el 30 de marzo está señalado en rojo a ambos lados de la verja entre Gaza e Israel. Para los palestinos es el Día de la Tierra y primer aniversario de la primera gran manifestación que llevó a decenas de miles de personas a la verja para reclamar «el derecho a la vuelta» a sus tierras de los expulsados y de los que huyeron en 1948 tras la declaración del Estado de Israel.

Desde entonces, al menos 258 manifestantes murieron por disparos, entre ellos cerca de 40 niños, según los datos de Unicef, y más de 10.000 resultaron heridos de bala, la mayoría en las piernas, como Saber. Pese al dolor, este joven de 23 años sopesa tomar parte en la que los organizadores bautizan como la 'marcha del millón de personas'.

Después de un comienzo de semana marcado por una nueva escalada de tensión con cohetes contra Israel y bombardeos sobre la Franja, el Ejército adelantó en un comunicado que completó «los preparativos operativos» y desplegó tres brigadas de infantería y una unidad de artillería. La prensa israelí detalló además que se ha triplicado el número habitual de francotiradores y habría «varios cientos» listos para responder a una protesta en la que calculan que podrían reunirse «50.000 manifestantes». El primer ministro, Benyamin Netanyahu, con la cabeza en las elecciones del 9 de abril, aseguró que «los los ciudadanos de Israel saben que, si es necesaria una campaña extensa, entraremos en ella con firmeza».

Dos hospitales más

Entre los preparativos a los dos lados de la verja, una delegación egipcia permanece en Gaza para intentar mediar entre Hamás e Israel y lograr un alto el fuego duradero. Según medios locales, además del final del lanzamiento de cohetes y globos incendiarios, una de las peticiones de Tel Aviv es que Hamás evite la llegada multitudinaria de manifestantes a la verja.

Organizaciones como MSF se preparan para un posible nuevo fin de semana negro y extenderán sus operaciones a dos hospitales más de la Franja para apoyar al ministerio de Salud. La coordinadora de la organización en Gaza, Carla Melki, advirtió de que «hay que prepararse para lo peor, para la llegada masiva de heridos en poco tiempo, y no hay sistema sanitario en el mundo que pueda absorber semejante número de casos como los que recibió ya en varias ocasiones Gaza».