Abierto el paso fronterizo entre Siria e Israel en el Golán

Dos vehículos de la ONU cruzan la frontera sirio-israelí, en el Golán./EFE
Dos vehículos de la ONU cruzan la frontera sirio-israelí, en el Golán. / EFE

Los cascos azules de Naciones Unidas serán los únicos autorizados para atravesar el puesto, cerrado durante cuatro años

EFEJerusalén

Israel y Siria han reabierto este lunes el paso de Quneitra en los Altos del Golán tras ser cerrado en 2014 por la guerra en civil siria, con una ceremonia «modesta pero importante», ha explicado un alto oficial del Ejército israelí. Por ahora, el paso permite el tránsito solo de los oficiales de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS), que patrullan en ambos lados del paso. «En el futuro, si todo va bien, se abrirá para el paso de personas que deseen hacer visitas familiares y para el comercio», ha agregado un oficial del Ejército.

A las 10:30 horas, el comandante de las FNUOS ha cruzado desde Siria al territorio bajo control israelí. Tras saludar protocolariamente al mando hebrero en una corta y modesta ceremonia, ambos militares han brindado por la reapertura. Media hora más tarde ha sido reabierta la verja, que cruzaron dos vehículos de la fuerza internacional en ambas direcciones.

«La reapertura ayudará a la implementación del acuerdo de armisticio de 1974, que se centra principalmente en la declaración de un área de separación, una zona desmilitarizada» entre los territorios controlados por ambos países, ha detallado Nejamia Berkey, oficial de enlace entre las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y FNUOS.

Hasta la verja reabierta se han acercado dos mujeres, una drusa y otra siria. La primera Amira Ibrahim, feliz por la reapertura, y la otra, Nehal Almaqt, que ha pedido la liberación de su hermano preso en una cárcel israelí. «He venido a verlo con mis propios ojos. Estoy muy contenta de la apertura de esta puerta, porque significa que mi Ejército, el sirio, ha limpiado Siria de terroristas y podré ver a mi familia», ha manifestado Ibrahim ante los periodistas. Esta mujer ha asegurado que lo que más desea es que «la vida vuelva a como era antes de la guerra, que los estudiantes puedan ir a las universidades sirias y podamos volver a vender manzanas».

Los agricultores de las comunidades drusas que viven en el territorio del Golán, ocupado por Israel en la Guerra de los Seis Días en 1967, tradionalmente exportaban sus manzanas a Siria, mientras que la población general drusa podía atravesar la frontera con permisos especiales. Nehal Almaqt, que se presentó en el paso con una foto de su hermano Sudqui Almaqt, ha exigido su liberación y ha asegurado que está preso en una cárcel israelí desde que, hace once años, tomara fotos y denunciara en este mismo paso que las tropas israelíes cooperaban con los rebeldes sirios.

El cruce de Quneitra permanecía cerrado desde hace cuatro años, cuando los efectivos de FNUOS fueron trasladados a la zona israelí ante el deterioro de la guerra siria y los riesgos para su seguridad. El Gobierno hebreo decidió cerrar la frontera después de que los rebeldes sirios se hicieran con el control de Quneitra y grupos extremistas, incluido el Frente al Nusra, antigua filial de Al-Qaida en Siria, tomaran posiciones.

«El cierre del paso fronterizo y la situación de seguridad entre 2015 y 2018 no permitían adoptar medidas de cooperación en seguridad en el cruce al tiempo que mantener la calma y la estabilidad», ha explicado una fuente militar. Al retroceder el campo de batalla e «ir acabando la lucha en la región de los Altos del Golán y los pueblos adyacentes, la ONU ha decidido devolver a las fuerzas de FNUOS a Siria», ha agregado.

Apertura con Jordania

El principal cruce fronterizo entre Siria y Jordania también ha sido reabierto este oficialmente, después de tres años de clausura desde que los grupos rebeldes se erigieran con el control del mismo en el territorio sirio.

Las aperturas de estos cruces se producen meses después de que fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, recuperaran en julio las provincias sureñas, colindantes con Israel y Jordania, tras forzar a los rebeldes a retirarse hacia la región de Idlib, en el norte del país.

Contenido Patrocinado

Fotos