Kim Jong-un invita a Trump a una nueva reunión

Primera reunión entre Jong-un y Trump. /Jonathan Ernst (Reuters)
Primera reunión entre Jong-un y Trump. / Jonathan Ernst (Reuters)

El dictador de Corea del Norte ha enviado una carta al presidente de Estados Unidos

COLPISA / AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, recibió una carta «muy positiva» del líder de Corea del Norte en la que busca un segundo encuentro, informó la Casa Blanca este lunes, agregando que ya se ha iniciado la coordinación conjunta para concretar la cumbre.

«El presidente ha recibido la carta de Kim Jong-un. Fue una carta muy cálida, muy positiva», dijo a la prensa la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quien añadió que el mensaje mostraba la «continuidad del compromiso (de Pyongyang) de concentrarse en la desnuclearización» de la península coreana. «El principal propósito de la carta fue programar otra reunión con el presidente, a lo que estamos abiertos y ya en proceso de coordinación», dijo Sanders.

Trump agradeció a Kim por el gesto y escribió en su cuenta en la red Twitter: «Esta es una declaración grande y muy positiva de Corea del Norte».

Trump y Kim se reunieron en junio en una cumbre histórica en Singapur. La administración Trump, que se ha mostrado optimista desde la cumbre de Singapur, expresó su descontento por primera vez al cancelar a fines de agosto un viaje del secretario de Estado, Mike Pompeo, a Pyongyang, por considerar que el progreso en el desarme había sido insuficiente.

Después de ese episodio, Kim volvió a dirigir un mensaje tranquilizador al reafirmar su compromiso de desnuclearización, y ratificar su «confianza inalterada» en el presidente estadounidense.

A ese mensaje sumó esta carta, cuya existencia había revelado Trump la semana pasada, antes de recibirla formalmente, renovando el optimismo en la relación entre los dos países. «Al final del día, siempre será mejor si los dos líderes se reencuentran. Sobre todo del lado norcoreano, la mayoría de las decisiones pasan por el líder, Kim Jong-un», dijo Sanders, ponderando la importancia de la nueva cumbre.

Más temprano, el principal consejero de Seguridad Nacional de la administración de Trump, John Bolton, había dicho en un discurso que, aunque el mandatario tiene la puerta abierta para Kim, aún está esperando acciones concretas de Corea del Norte.

«Todavía los estamos esperando», dijo Bolton. «Pero el presidente Trump no puede obligar a los norcoreanos a cruzar la puerta que está manteniendo abierta. Ellos son los que deben dar los pasos para desnuclearizarse. Y eso es lo que estamos esperando», agregó. «Si se desnuclearizaran (...) podrían tener una vida muy distinta en Corea del Norte», dijo Bolton.

Sanders dijo a los periodistas que le preguntaron si la nueva cumbre tendría lugar en Washington que la administración lo hará saber «cuando tenga mayores detalles». Pero Bolton señaló por su lado, tras un discurso en la conservadora Federalist Society en Washington, que «es totalmente posible» que ambos líderes se encuentren hacia final del presente año, aunque no dio pistas sobre el lugar.

La Casa Blanca ha destacado que en los últimos meses se han producido una serie de logros, incluida la liberación de rehenes estadounidenses, la repatriación de restos de la guerra de Corea que se cree pertenecen a efectivos estadounidenses que lucharon en ella y una pausa en las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte.

El domingo, Pyongyang se abstuvo de exhibir sus misiles intercontinentales -que durante mucho tiempo fueron pieza central de sus tensiones nucleares con Washington- durante un desfile masivo de celebración del 70 aniversario de la independencia del país que tuvo lugar en la capital. Sanders aseguró que ese desfile militar sin misiles fue «una muestra de buena fe» de cara a una desnuclearización.

 

Fotos