Una multitud de argentinos toman las calles por los horrores de la dictadura

Varios manifestantes en Buenos Aires. /Reuters
Varios manifestantes en Buenos Aires. / Reuters

La nutrida movilización de Buenos Aires por el Día de la Memoria vuelca también su malestar al Gobierno por los recortes

MARCELA VALENTECorresponsal en Buenos Aires (Argentina)

Una masiva movilización confluyó este domingo en la tradicional Plaza de Mayo de Buenos Aires para recordar el 43º aniversario del último golpe de Estado y homenajear a las víctimas del régimen militar argentino. Convocada por organizaciones de derechos humanos, sindicatos y partidos políticos, la manifestación, que tuvo como lema «Memoria y Unidad», fue también una demostración de fuerza de sectores sociales críticos con la marcha del Gobierno derechista del presidente, Mauricio Macri.

La columna principal de la concentración estuvo encabezada por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que continúan reivindicando por sus hijos desaparecidos durante la pasada dictadura (1976-83). Los asistentes portaron la ya tradicional bandera que tiene pegados los rostros de las víctimas. Otra columna partió del Congreso con militantes y dirigentes de partidos políticos y otras organizaciones humanitarias que denuncian la violencia policial y además protestaron por los recortes impuestos por el Ejecutivo de Macri.

Hubo además agrupaciones de trabajadores, colectivos de artistas que se movilizaron con sus bailarines y sus músicos y una inmensa columna que llegó al paseo situado frente a la Casa Rosada, la sede de la presidencia argentina, después de seis horas de haber caminado desde la ExEsma, el centro clandestino de detención que operaba en la ciudad de Buenos Aires y por donde se estima que pasaron más de 5.000 personas que podrían haber sido luego arrojadas al mar.

La manifestación del 24 de marzo se realiza en conmemoración del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia declarado en 2003. Desde 2006 se convirtió en un día festivo en el que los familiares de los desaparecidos, agrupados en organizaciones de derechos humanos, animan los ciudadanos a salir a las calles para recordar lo que ocurrió durante el régimen y evitar que algo así se vuelva a repetir. Mediante secuestros, torturas y ejecuciones ilegales, la dictadura hizo desaparecer a unas 30.000 personas.

En arresto domiciliario

En los últimos 20 años, gracias a la anulación de las leyes de amnistía y los indultos, la Justicia procesó a más de tres mil personas -en su mayoría militares- como responsables de graves violaciones a los derechos humanos. De ese total, 900 ya fueron condenados, aunque la mayoría está bajo arresto domiciliario debido a su avanzada edad y a una política más proclive a flexibilizar el cumplimiento de las penas.

Con cánticos y banderas los activistas también protestaron contra el Gobierno y denunciaron los efectos sociales y económicos de la recesión con el aumento del desempleo y la pobreza. En 2018 la economía argentina cayó un 2,6%y en lo que va de este año, la disparada subida de precios y la caída de los salarios, sumada al cierre de fábricas y comercios, está agudizando el malestar. En las veredas por donde circularon los manifestantes se podía ver a familias sobre colchones. Son personas que perdieron su vivienda y viven ahora en las calles del centro de la capital.