Calles llenas de venezolanos hartos

Venezolanos se manifiestan en Caracas. /AFP
Venezolanos se manifiestan en Caracas. / AFP

Guaidó fía a su poder movilizador contra la falta de luz, agua y comida el éxito final de su 'Operación Libertad' para desalojar a Maduro

DAGOBERTO ESCORCIABogotá (Colombia)

La respuesta del pueblo venezolano a la llamada de Juan Guaidó para movilizarse este sábado en 358 puntos del país fue contundente. Miles de personas se echaron a la calle para protestar por la falta de energía eléctrica, agua, alimentos y medicinas, y para apoyar al líder opositor en lo que él llamó el inicio de la 'Operación Libertad', que tiene como objetivo único y primordial el cese de «la usurpación» del régimen chavista que preside Nicolás Maduro.

Guaidó subió a un podio instalado frente a un centro comercial en una abarrotada avenida Francisco de Miranda, en Caracas. Su discurso era esperado con mucha expectación. Había anunciado un simulacro de la 'Operación Libertad'. Pero Guaidó mantuvo la cabeza fría. Sus palabras fueron ponderadas y en la misma línea de moderación y sensatez exhibida desde que se lanzó a la lucha contra Maduro. Puede que incluso sus palabras hayan decepcionado a muchos ciudadanos venezolanos que probablemente esperaban un llamamiento a la confrontación o una vía directa para acabar con la represión y sacar a Nicolás Maduro del Palacio de Miraflores.

Pero Guaidó dejó bien claro que no dará un paso sin consultar previamente con los países que le respaldan su plan para alcanzar el objetivo final: «Estamos hablando con los aliados y ellos creen que utilizar el artículo 187.11 de la Constitución es prematuro». De momento, la desesperación de algunos venezolanos por acabar con la grave situación que vive el país -«la peor crisis de la historia de Venezuela», según Guaidó- encuentra una invitación a la cordura y a la paciencia, aunque el presidente encargado siga diciendo que el cese de la usurpación está cerca.

Nueva cita el miércoles

Guaidó basó el primer éxito de la 'Operación Libertad' en la masiva respuesta de los ciudadanos, a los que continuó llamando a protestar pese a las amenazas de represión: «Mientras estemos unidos, organizados y en las calles, el régimen está derrotado. La victoria es nuestra, pero sólo será completa y justa cuando hayamos logrado el cese de la usurpación y que entremos al Siglo XXI de una vez por todas».

El líder opositor se mostró optimista y pidió a todos los Estados venezolanos que vuelvan a manifestarse el próximo miércoles, que multipliquen por dos los 358 puntos en los que ayer se concentraron los ciudadanos que mantienen la esperanza en Juan Guaidó.

La jornada de protesta no estuvo exenta de incidentes, de detenciones y agresiones por parte de la Policía bolivariana contra los manifestantes y también contra medios informativos. En Zulia, el territorio que sufre más las inclemencias de la situación -sólo tiene entre 4 y 6 horas de luz diarias- se vivieron momentos tensos y dramáticos cuando guardias dispararon perdigones, pegaron a una periodista y le quitaron sus herramientas de trabajo, y detuvieron a dos diputados: «Es sádico lo que hacen con Zulia, el principal Estado con más habitantes, le mandan sólo 4 horas de luz al día. Cuidado si el cese de la usurpación empieza por Zulia, donde la gente está harta de los apagones», manifestó Guaidó durante su discurso en Caracas que fue interrumpido varias veces con gritos de «Sí se puede, sí se puede» y preguntas del mismo orador a los ciudadanos sobre si el pueblo iba a seguir en las calles. Y ahí, Guaidó estuvo retador: «Miraflores tiembla porque estamos en las calles, y hoy ellos se han atrincherado en cuatro cuadras (calles), cuando nosotros estamos en 358 puntos del país. Mientras se arrinconan y no dan la cara, nosotros nos organizamos. Que nos escuchen en Miraflores, donde nos tienen pánico», aseguró.

A un paso de la cárcel

Guaidó dijo conocer la respuesta del régimen. Sabe que está a un paso de ser encarcelado después de que Maduro lo despojara de su inmunidad parlamentaria. «Sabemos que su respuesta será más represión, con paramilitares armados. Nadie nos va a hacer creer que luchar es una pérdida de tiempo. ¿Que es doloroso? Claro. Sabemos los riesgos a los que nos enfrentamos, pero no va a ser lo que nos detenga ni nos hará retroceder».

Guaidó programó acciones para la próxima semana. La organización de más grupos de ayuda y libertad -ahora cuenta con más de 2.000-, nuevas alianzas con países amigos que reconozcan a sus embajadores y un reconocimiento a la ley de garantías de los empleados públicos. «Basta de someterse al chantaje. Tienen que colaborar con el cese de la usurpación porque quién vive con 15.000 o 20.000 bolívares», dijo.

Puede que el discurso de Guaidó y la jornada del 6 de abril no pasen a la historia y tengan muchas reacciones contrarias, que el simulacro sea tildado de puro teatro, pero es la vía que hoy por hoy ha elegido el líder que aspira a vencer la dictadura de Maduro.

EE UU acusa a Cuba de ser el «cómplice principal» en la crisis

EFE.-El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, acusó al «régimen cubano» de ser el «cómplice principal» del Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y advirtió de que EE UU está «preparado para exigir responsabilidades» a quien apoye la represión en el país caribeño.

«El régimen cubano ha servido de cómplice principal al robo por parte de Maduro de la riqueza y los recursos venezolanos, y es copartícipe en la crisis humanitaria de Venezuela», sostuvo Bolton en un mensaje divulgado en Twitter.

El asesor concluyó el texto afirmando que Washington está «preparado para exigir responsabilidades a cualquier país o compañía que facilite la represión del pueblo venezolano».