Bolsonaro, hospitalizado para operarse de las lesiones causadas por el atentado

Jair Bolsonaro. /Reuters
Jair Bolsonaro. / Reuters

El presidente brasileño deberá permanecer diez días internado pero podrá participar de las decisiones de su equipo desde la sala del sanatorio

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Un mes después de ser nombrado presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, será sometido este lunes a una operación de reconstrucción del tránsito intestinal y deberá permanecer 10 días hospitalizado. La intervención permitirá a los cirujanos quitarle la bolsa de colostomía que carga desde que sufrió un atentado a puñaladas el 6 de septiembre de 2018, en plena campaña electoral.

Acompañado por su esposa, su hijo Eduardo, funcionarios y agentes de seguridad armados con armas largas, el mandatario llegó este domingo por la mañana al Hospital Israelita Albert Einstein de Sao Paulo donde fue sometido a estudios prequirúrgicos. En diciembre, esos mismos estudios habían indicado que Bolsonaro no estaba aún en condiciones de ser operado.

En cambio, este domingo, su cirujano, Antonio Luiz Macedo, se mostró confiado. Explicó que el presidente estará en el quirófano durante al menos tres horas en la mañana de este lunes bajo anestesia general y que deberá guardar luego un reposo absoluto de 48 horas. Por eso el vicepresidente, general Hamilton Mourao, quedará a cargo del Gobierno. Bolsonaro deberá permanecer diez días internado pero podrá participar de las decisiones de su equipo desde la sala del sanatorio.

Macedo reconoció que la intervención de reconstrucción del intestino y la retirada de la bolsa externa para las heces es una práctica mucho menos riesgosa que la que debió enfrentar Bolsonaro cuando el ataque le provocó una peritonitis grave y hubo que operarlo el 12 de septiembre. La puñalada le había perforado el intestino grueso y el delgado. De todos modos, admitió que tiene los riesgos de cualquier operación.

La intervención permitirá a Bolsonaro ganar una tregua. Desde que asumió el pasado día 1 debió atravesar una serie de escándalos que involucraron a su hijo Eduardo, senador electo, y también a su esposa Michelle. Tuvo además un estreno fallido en el Foro de Davos, con un discurso pobre que no convenció a la audiencia, y en vísperas de su internación debió sobrevolar Brumadinho, la ciudad afectada por la tragedia ocurrida a raíz del colapso de una barrera del dique que contenía residuos minerales de la empresa Vale con al menos 37 muertos.

 

Fotos