Buteflika dimite como presidente de Argelia presionado por el Ejército

El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika./REUTERS
El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika. / REUTERS

El jefe del Estado Mayor había pedido la aplicación «inmediata» del artículo de la Constitución que permitía inhabilitarlo

R.C.

El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, notificó ayer al presidente del Consejo Constitucional su dimisión, según informó la agencia estatal argelina de noticias, APS. La renuncia llegó minutos después de que el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Ahmed Gaid Salá, reclamara la aplicación «inmediata» del artículo de la Constitución que permite la inhabilitación del mandatario por motivos de salud.

Buteflika, de 82 años, muy debilitado por un accidente cerebrovascular que sufrió hace seis, dirigía el país desde hace dos décadas y había provocado la protesta en todo el país al anunciar el pasado mes de febrero su candidatura para un quinto mandato. Desde entonces, semana tras semana el presidente había intentado aferrarse al poder multiplicando propuestas vistas por los manifestantes como maniobras dilatorias, unas medidas que no consiguieron calmar la contestación.

El general Salá mantuvo ayer una reunión de emergencia con varios oficiales superiores y pidió que fuera «aplicado inmediatamente» el proceso constitucional que permite apartar al presidente del poder.

El Ejército dijo dudar de la autenticidad del comunicado de la Presidencia que anunció el día anterior la intención de Buteflika de dimitir antes del 28 de abril y opinó que ese texto no emanaba del jefe de Estado sino «de entidades no constitucionales y no autorizadas», haciendo alusión al clan encabezado por el hermano del mandatario enfermo, Said Buteflika.

El general criticó «la tergiversación y la astucia de ciertos individuos que trabajan para perpetuar la crisis y hacerla más compleja, con la única preocupación de preservar sus estrechos intereses personales y mostrando poco respeto por los intereses de las personas y el futuro del país».

Celebración en la calle

Tras el anuncio de la dimisión del presidente Buteflika los coches hicieron sonar sus sirenas por las calles de la capital, Argel, según informaciones recogidas por la BBC, y en otras ciudades del país. Una sociedad escindida entre una minoría privilegiada y una mayoría sin futuro por una larga crisis económica ha provocado con su protesta sostenida durante dos meses en las calles la salida de su longevo mandatario. Aunque, al final, ha sido la determinación del Ejército de respaldar el descontento popular la que ha acelerado el cambio de rumbo en Argelia.

Temas

Argelia