Liberadas dos menores obligadas a prostituirse en el Barrio Rojo de Bruselas

La Policía ha detenido a dos mujeres de nacionalidad nigeriana que lideraban un grupo profesional con gran movilidad internacional para la trata de seres humanos

COLPISAmadrid

DOs mujeres de origen nigeriano han sido detenidas en Alemania y España acusadas de dedicarse a la trata de seres humanos para su explotación sexual de mujeres de su misma nacionalidad en una investigación conjunta de la Policía Nacional, la Policía federal belga y la BKA alemana.

En el operativo dos menores de edad que eran obligadas a ejercer la prostitución en el Barrio Rojo de Bruselas han sido liberadas.

La investigación comenzó cuando agentes de la Policía Federal belga detectaron la presencia de dos mujeres muy jóvenes ejerciendo la prostitución en las calles del Barrio Rojo de Bruselas. Ante la sospecha de que pudieran ser menores de edad realizaron las gestiones pertinentes para su identificación y, tras comprobar que así era, procedieron a su liberación y derivación a una ONG especializada en el tratamiento de víctimas de trata de seres humanos.

En ese momento comenzó la investigación con el objetivo de localizar a su tratante, que resultó ser una mujer de origen nigeriano que contaba con documentación española, extremo que aprovechaba para viajar por Europa con bastante frecuencia, principalmente entre España y Bélgica.

Se sumaban así a la investigación agentes de la Policía Nacional, quienes pudieron comprobar que la proxeneta residía de forma permanente en España, si bien desde el momento de la liberación de las dos víctimas en Bruselas se encontraba en paradero desconocido.

Detenidas en Alemania y España

Toda la información recabada hasta entonces en relación con la tratante fue remitida vía Europol a otros países, lo que permitió a la BKA alemana la localización de la detenida. Las pesquisas de los investigadores permitieron comprobar su relación con otra mujer, también de nacionalidad nigeriana, quien se encargaba de ejercer el control sobre las víctimas así como de obligarlas a ejercer la prostitución.

Esta segunda proxeneta también había huido de Bruselas tras la liberación de las menores, pero en este caso hacia nuestro país, estableciéndose en Vitoria (País Vasco) donde fue localizada por la Policía Nacional.

Con los datos obtenidos tanto en Alemania como en España, las autoridades belgas emitieron sendas Órdenes Europeas de Detención y Entrega y los agentes de los respectivos países procedieron a la detención de las dos mujeres.