Victoria's Secret se agarra a su espectacular desfile en un año difícil

Victoria's Secret se agarra a su espectacular desfile en un año difícil

La firma de lencería más famosa del mundo introduce cambios en su imagen para capear las dificultades, aunque no renuncia a reunir a las modelos más famosas del mundo

E. C.

Victoria's Secret organiza el desfile de lencería más famoso del mundo. Contrata a las modelos más cotizadas y logra una repercusión planetaria. A este espectáculo de aferra la multinacional de la lencería en un año que no ha sido nada sencillo para ella. En lo que va de año, las acciones de la compañía han llegado a registrar bajadas de hasta un 50% en su valor. ¿Las razones? Las ventas no han alcanzado las expectativas y en 2018 la marca de lencería se vio obligada incluso a anunciar el cierre de tiendas. Los expertos encuentran razones para este frenazo de lo que parecía una imparable máquina de generar ingresos. Entre otras, los cambios en el gusto de las consumidoras, cada día más partidarias de la comodidad antes que del prototipo sexy que preconizan los modelos de Victoria's Secret. Pero también por una cuestión de imagen de marca. El prototipo de mujer escultural que preconiza la marca y que se ha convertido en uno de los símbolos también se encuentra en entredicho.

Todo esto ha llevado a la compañía a replantearse su estrategia económica y también, al replanteamiento de cambios en sus desfiles, abriendo la puerta a modelos menos frecuentes en su modelo de espetáculo. Hace tiempo que Victoria's Secret es blanco de las críticas por fomentar un ideal de belleza extremo. Adriana Lima llegó a declarar que en los días previos al desfile se alimentaba solamente de batidos de proteínas y que no bebía nada desde 12 horas antes para acentuar la musculatura. Este tipo de ejemplos le han costado más de una crítica a la marca. Las críticas cada vez más claras de las redes sociales o fenómenos como el movimiento #MeToo conforman cambios sociales a los que Victoria's Secret no se está adaptando con facilidad.

Tal vez por eso ha comenzado a presentar nuevas estrategias de imagen. Para este año se anuncio el debut de la modelo con vitíligo Winnie Harlow, así como la participación de Kelsey Merritt, quien se convertirá en la primera modelo filipina en modelar en la pasarela de la marca. También mujeres bastante alejadas del prototipo de la marca se han acercado a ella en lo que parece una cuidada campaña de imagen. Khloé Kardashian, Kourtney Kardashian, Kylie Jenner, Kim Kardashian y Kendall Jenner aparecían hace escasos días luciendo ropa interior de lo más sexy con alas incluidas. La firma de lencería no dudó en ayudar a las famosas hermanas a cumplir este sueño, ofreciéndoles las propias alas que se utilizan en el conocido desfile, como así aseguró Kim Kardashian en su cuenta de Instagram: «Gracias a @VictoriasSecret por enviarnos 'looks' de pasarela y prestarnos unas alas reales. ¡Dios mío, un sueño hecho realidad!».

Victoria's Secret también estrena campaña solidaria. Sara Sampaio, una de las modelos veteranas de la firma, ha iniciado una causa benéfica para poder ayudar a las personas que sufren el mismo trastorno que ella. La portuguesa confesó en junio que padece tricotilomanía, un desorden que afecta al control de los impulsos y hace que quien lo sufre se arranque el vello corporal, en su caso, el de las cejas.

Y también estrenará diseñadora. Para esta edición, la marca ha elegido a alguien no tan conocida pero que tiene un futuro prometedor: Mary Katrantzou, una artista griega afincada en Londres. Se la considera una especialista en estampados y impresión digital.

Con todo, Victoria's Secret no renuncia ni mucho menos al que ha sido su gran escaparate durante décadas. El gran desfile en el que presenta sus nuevos diseños junto a las modelos más famosas y mejor pagadas del momento tendrá todos los ingredientes que le han hecho popular, entre ellos el sujetador de fantasía que el año pasado ya superó un coste de 1,7 millones de euros. Y para este año subirá a su pasarela Bella Hadid, Toni Garrn, Barbara Palvin, Cindy Bruna, Frida Aasen y Josie Canseco, entre otras. Taylor Hill será la más joven del próximo Fashion Show de Victoria's Secret. Con solo 22 años, la modelo norteamericana será una de las nuevas incorporaciones tras la salida de Alessandra Ambrosio, Lily Aldridge, y Adriana Lima. Juntas suponen el caché más caro pagado durante todo el año por una firma de moda para el desfile. Pese a todo, Victoria's Secret está convencida de rentabilizarlo con una audiencia televisiva que aún mide sus espectadores por millones.

Contenido Patrocinado

Fotos