Lo rompen en las redes y en las tiendas

Reina de tendencias. Paula Echevarría consigue lo imposible: vestir a mujeres adultas con sudaderas de la colección infantil de Zara. A ella le vale y vende todo./E. C.
Reina de tendencias. Paula Echevarría consigue lo imposible: vestir a mujeres adultas con sudaderas de la colección infantil de Zara. A ella le vale y vende todo. / E. C.

La moda vive este verano lo nunca visto. Prendas y accesorios que lucen 'influencers', modelos y celebridades se agotan en pocas horas. Paula Echevarría, Meghan Markle y la hija de la infanta Elena son un imán para marcas de lujo y de precios accesibles

LUIS GÓMEZ

No tienen nada de nuevo. Las tendencias llevan de moda toda la vida por el deseo de estar a la última y marcar estilo antes que nadie. La diferencia actual radica en la instantaneidad e influencia de las redes sociales, que acentúan el ansia de consumo prácticamente al momento .'Ahora lo veo, ahora lo compro' es el mantra de una globalización que impulsa a millones de personas de todo el mundo, sin pasarelas de por medio, a devorar a toda prisa prendas y complementos que lucen 'influencers', estrellas del cine y de la música, famosos, modelos, miembros de la realeza... Lo mismo da faldas plisadas que gafas de sol de ciclista, sudaderas de niños, pantalones degradados o vestiditos de 22 euros. Y la edad tampoco importa. Paula Echevarría, Meghan Markle, esposa del príncipe Enrique, Kim Kardashian, Bella Hadid, Victoria Federica... Grandes y menores están revolucionando el verano al ayudar a más marcas que nunca a hacer el agosto. Ropas convertidas en objetos de culto que se agotan a las pocas horas de ponerse a la venta. Muchas ni siquiera llegan a las tiendas físicas. Se despachan a tal velocidad que su efímero periodo de comercialización arranca y acaba en las redes, ciñéndose exclusivamente al mercado digital.

Es lo que está pasando estos días, por ejemplo, con la ya famosa falda larga de color mostaza que escogió Victoria Federica, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, para asistir a la cena oficial de la final de la Copa del Rey de Vela. Amante del estilo 'boho chic', acaparó todos los focos con una pieza desteñida de botones delanteros y estampado 'hippie tie dye' que combinó con unas sandalias planas y la típica pulsera tobillera de conchas blancas. Fue su confirmación como 'it girl'. Días antes, los 'paparazzis' enfocaron sus objetivos hacia unos pantalones, no menos llamativos, degradados en blanco, azul y rosa con los que salió a navegar en un velero. Casualidad o no, ambas creaciones pertenecen a la firma sevillana Elephant Rooms, que se frota las manos.

La empresa de Ana Ramos solo tiene dos años de vida y puestas las miras en el público adolescente. En línea con los gustos de la gente de su edad -cumplirá 18 años el próximo 9 de septiembre-, Victoria Federica causa furor este verano tirando, como casi siempre, de moda accesible. Se ha convertido, sin duda, en la gran protagonista de las vacaciones de la Familia Real en Mallorca con prendas de menos de 20 euros. Sus llamativos looks han conseguido algo impensable: eclipsar los estilismos de la reina Letizia.

Y también los de la princesa Leonor, que le ha hecho un favor a Amancio Ortega después de lucir un económico vestido -22,95 euros- de Zara en el posado protagonizado junto a los reyes y su hermana, Sofía, en el Palacio de la Almudaina, en Palma de Mallorca. En apenas 48 horas, el modelo de algodón de Zara Kids, con cuello redondo, manga francesa con volantes y bordados en el pecho y en el bajo de la falda, había volado. A sus 12 años, el 'efecto Leonor' solo acaba de empezar.

Si antes de casarse con Harry Meghan Markle triunfaba como actriz en la serie televisiva 'Suits', a raíz de su noviazgo se convirtió primero en una prescriptora de tendencias y hoy casi nadie duda de que es una de las grandes 'trendsetter', si no la más importante. Lo tiene todo: carisma y belleza y encima va sobrada de estilo. Un cóctel con el que está muy cerca de acabar con el reinado de 'celebrities' como Olivia Palermo y el clan de las Kardashian. Meghan consigue además lo más difícil: poner de moda piezas clásicas y nada extravagantes que, de no ser por ella, rara vez habrían entrado en los armarios de modernas e 'it girls'. Como la falda plisada con la que acudió recientemente a la boda de un amigo suyo el día de su 37 cumpleaños. La duquesa de Sussex proporcionó una inmensa alegría a Club Monaco, la firma canadiense a la que le quitan de las manos las faldas 'midi plisadas' que vende como churros. O Nonie, otra compañía de Canadá que apenas contaba con 2.000 seguidores en Instragram hasta que la aristócrata se enfundó un vestido trench de su colección sin mangas en color empolvado. La pieza, de 700 euros, es de las más codiciadas en internet.

Si Meghan empieza a no tener rivales a nivel internacional, Paula Echevarría arrasa en España. Es la ama y señora de las redes; una garantía absoluta, en pocas palabras. Este verano ha hecho un '2x1'. En un solo día se agotaron las existencias de la talla más grande de una sudadera rosa, estampada con la palabra París en blanco y brillantes, de la colección infantil de Zara. Cuesta 15,95 euros y sirve también para adultos. Todo son ventajas con Paula. Si a David Bustamante, su expareja, le despiden a pedradas en algunos conciertos, a ella le ríen todas las gracias. A sus 41 años, convierte en oro todo lo que toca. Sabe las reglas del juego y olfatea como nadie el negocio virtual.

Al inicio de sus vacaciones marbellíes, anunció, a través de su cuenta de Instagram, su deseo de dar un descanso a su visitadísimo blog. No lo hizo de cualquier forma, sino posando con un bikini de Etam. Sabía lo que hacía. Al día siguiente, volvió a desatar la locura. El modelo, de solo 9,99 euros en rebajas, fue un visto y no visto y muchas mujeres se quedaron con las ganas de hacerse con uno.

Que el negocio de las 'influencers' va viento en popa es más que evidente. Solo hay que comprobar las mareantes cifras de la italiana Chiara Ferragni, con casi 14 millones de seguidores en las redes. De visita por Ibiza, saca tiempo para todo: ultima los preparativos de su boda, descansa, se entrega, día sí y otro también, a las fiestas más glamurosas de la isla y, por supuesto, trabaja. Y trabajar en su caso consiste en lucir 'looks' prestados y servir de cebo para que las demás mujeres piquen y repitan su atuendo. Estaba cantado. Su minivestido de tirantes, con rayas multicolor y plagado de lentejuelas, se agotó en casi todas las tallas. Solo hay disponibilidad en la 46, para alegría de la firma Asos. Ayudó a cumplir el objetivo el precio de la pieza: 51,99 euros. Chiara es muy lista: promociona creaciones de gama media para acercarse a todos los públicos.

Sin embargo, en un mundo donde el más mínimo detalle puede dar al traste con los proyectos aparentemente más sencillos, no todo vale. Si no, que se lo pregunten a Kim Kardashian o Bella Hadid. Tras convertir las mallas de ciclista en auténtica tendencia urbana, se las están viendo y deseando en su intento por imponer las gafas de sol de corredor con siluetas aerodinámicas y lentes con efecto espejo.

De hecho, la Autónoma de Madrid será la primera universidad española que en octubre ofrecerá un curso para «formar con rigor» a 'influencers' profesionales. El negocio mueve solo en España 14 millones de euros anuales y 1.000 en todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos