El recuento del voto exterior confirma la pérdida del escaño del PP por Álava

Los secretarios generales del PP, Javier Maroto (i) y Andrea Levy (d) durante la reunión del Comité Ejecutivo del Partido Popular./
Los secretarios generales del PP, Javier Maroto (i) y Andrea Levy (d) durante la reunión del Comité Ejecutivo del Partido Popular.

Los socialistas suman dos nuevos senadores por Zamora y Segovia a costa de los populares

A. A.
A. A.Madrid

El voto de los españoles residentes en el exterior ha tenido como únicos resultados el cambio de manos de dos escaños en el Senado a favor del PSOE por las circunscripciones de Zamora y Segovia. Del recuento dependía un posible baile de diputados en las provincias de Zaragoza, Álava, Navarra, Huesca, Girona, Palencia y Baleares, aunque finalmente no se produjo en ninguno de estos casos.

La mayor expectación se había fijado en Álava, donde Javier Maroto, número tres del PP y jefe de campaña de la formación conservadora en estas generales, se quedó a 383 sufragios de renovar su asiento en la Cámara baja. Finalmente, Maroto cedió el acta ante EH Bildu, ya que el popular apenas logró rebajar en 19 votos su desventaja con el representante de la izquierda 'abertzale'. La pérdida del escaño ha supuesto un golpe político muy duro para Maroto.

De hecho, el pasado martes fue relevado como responsable de las campañas electorales del PP por parte de Pablo Casado. Es la primera ocasión en la que la formación popular se va de vacío en unas elecciones en el País Vasco. Además, el PP alavés siempre había tenido representación en la Cámara baja desde 1989.

Zaragoza era el lugar donde menor diferencia existía para cambiar el destino de un escaño: el candidato socialista se impuso el pasado domingo al de Ciudadanos por tan solo 77 papeletas. Sin embargo, entre los residentes en el exterior el PSOE logró 751 sufragios por los 527 de los liberales.

Es en Zamora y Segovia donde los socialistas sí han logrado modificar los marcadores que arrojaron las urnas el pasado domingo. Son dos nuevos senadores para el PSOE que llegan en detrimento del PP, al que le arrebataron en el recuento de este miércoles los votos necesarios. En Segovia, además del voto exterior, resultó determinante una mesa cuyos resultados aún no habían sido incorporados al total. Y con ellos la balanza se inclinó del lado del PSOE. No obstante, se trata de unos cambios muy poco significativos ya que los socialistas tenían de antemano asegurada una cómoda mayoría absoluta en esta cámara.

Solo 129.271 votos

Las cifras del recuento del voto exterior vuelven a poner de manifiesto las enormes dificultades a las que se enfrentan los españoles residentes en el extranjero para ejercer su derecho al sufragio. En estas generales, lo hicieron 129.271 personas de las cerca de 182.000 que habían realizado los trámites para hacerlo, lo que supone una participación de apenas un 6,16% de los electores registrados en un censo de dos millones. Tras la reforma de 2011 impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, los emigrantes se encontraron con un complejo sistema para depositar su voto que, además, en muchos casos depende de la eficacia de servicios de correos de países poco desarrollados, lo que conlleva que en ocasiones las papeletas nunca lleguen a su destino o la hagan una vez los comicios ya se han llevado a cabo. De hecho, el voto exterior pasó de rondar el 30% antes de la modificación legislativa al 6% actual.

Todos los grupos parlamentarios abogaron la pasada legislatura por abordar el problema, pero las diferencias partidistas mantienen a día de hoy las dificultades para votar desde fuera de España y, como mínimo, perdurarán más allá de las elecciones municipales, autonómicas y europeas.