Casado mantiene el tono elevado contra Sánchez pese al escaso impacto en los sondeos

Pablo Casado. / EP

El líder del PP acusa al presidente de «patrocinar la sedición» y fía por ahora a este discurso la remontada

Nuria Vega
NURIA VEGACiudad Real

En el quinto día de campaña, el PP aún trabaja por superar su propio suelo electoral, los 107 escaños que obtuvo José María Aznar en sus primeros comicios en 1989. Los 'trackings' que maneja la dirección del partido, el seguimiento diario de la expectativa de voto, sitúan al partido entre los 90 y los 100 diputados. De momento, Pablo Casado sigue fiando la remontada a un discurso de alerta ante el presidente del Gobierno. «Pedro Sánchez -insistió este martes en esa línea- está no sólo no evitando, sino patrocinando la sedición».

El líder de los populares fundamentó su acusación en que el jefe del Ejecutivo «sigue dialogando con estos 'Torras' que le entregan documentos», «pide» a Arnaldo Otegi «apoyo» para los decretos del Gobierno y «no rechaza» indultar a los líderes independentistas procesados en caso de condena. No es el único motivo de censura que encontró para reclamar el voto en Ciudad Real. Casado responsabilizó, además, a Sánchez de «favorecer» la recesión económica, de no «poner orden» en materia de seguridad» y advirtió de la «humillación que puede sentir» una víctima del terrorismo por la supuesta alianza con la izquierda abertzale.

Hace una semana fue más lejos al sostener que el candidato socialista prefiere socios con «manos manchadas de sangre». Dirigentes del PP confiesan que la expresión de Casado generó «disgusto» en las filas conservadoras y ahora avisan de que emplear «hipérboles» puede lastrar al partido en su intento de atraer al 40% de votantes indecisos. «Frases así como podrían hacer retroceder a nuestro propio elector», temen.

Voto inestable

En la dirección de la calle Génova reconocen la volatilidad del voto en las encuestas. Aseguran que sus sondeos recogen un ligero ascenso para los populares -«poco a poco»-, pero también detectan que los porcentajes dependen del impacto del mensaje del día. Hasta ahora, cuentan que formatos televisivos como El Hormiguero les han funcionado bien. Pero sigue sin ser suficiente.

Fuentes populares «firmarían ahora mismo» un resultado que les situara entre los 90 y 100 escaños, sobre todo después de ver que el CIS dejaba al partido en los 66-76 diputados. Pero en la cúpula recelan del barómetro oficial. «Esto que vemos en la calle no encaja con las encuestas», apuntaba este martes una fuente de la formación conservadora. Se refería a la asistencia de mil personas al acto programado para este martes en Ciudad Real a las once de la mañana.

Con el ánimo de no desalentar el voto de su electorado, desde el PP insisten en que sus 'trackings' no dan la mayoría absoluta a la suma con Ciudadanos y Vox, pero que faltaría «poco» y que el partido de Santiago Abascal está subiendo.

Fuentes territoriales del PP creen, sin embargo, que la estrategia de la dirección es «arriesgada». Algunos cargos no se atreven a vaticinar hasta qué punto puede funcionar como factor de movilización el mensaje de Sánchez como aliado de los independentistas después de que el presidente del Gobierno haya marcado distancias con el secesionismo. Otros creen que el PP está jugando «demasiado» la partida en el terreno de Vox.

Casado volvió a reivindicar este martes que el suyo es un partido de centro y apeló a los «defraudados» del PSOE y de los nuevos partidos. También dijo querer ser el candidato de las clases medias. En el PP son muchos los dirigentes que sostienen que ahí está el nicho para lograr una victoria. Pero, a su juicio, sería necesario instalarse en la «moderación».

El PSOE exige disculpas al PP por las palabras de Cortés

El PSOE reclamó este martes una «rectificación» a Pablo Casado. Que «pida disculpas» por las últimas declaraciones de su cabeza de lista por Huelva, Juan José Cortés. El padre de la menor Mariluz, asesinada en 2008, acusó el lunes a Pedro Sánchez de «sentarse a la mesa» con «asesinos, criminales, violadores y pederastas» en una intervención en defensa de prisión permanente revisable. «En política, no todo vale», señalaron en Twitter los socialistas.

El candidato del PP por Huelva estaba este martes en el mitin de Casado en Ciudad Real. Allí el líder de los populares advirtió al Gobierno de la «desazón de las víctimas de delitos terribles» por la oposición del PSOE a la prisión permanente. «¡Qué pena, de verdad!», lamentó tras dirigirse a Cortés como su «amigo». No se refirió a la controversia del día anterior, pero sí apostilló: «La izquierda parece que, a veces, está más cerca de ese 'buenismo' con los violentos que no con la justicia con las víctimas».

Casado volvió a comprometerse a intentar frenar la derogación de la máxima pena y a promover una ampliación en el Código Penal de los supuestos en los que puede aplicarse.