S&P ve «optimista» la previsión de ingresos de los Presupuestos por los nuevos impuestos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el lunes en el Congreso. /EFE
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el lunes en el Congreso. / EFE

La agencia de calificación, que apunta a una mejora del 'rating' de España si sigue reduciendo déficit, descarta que la economía vaya a entrar en recesión

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El proyecto de Presupuestos del Estado de Pedro Sánchez se ha encontrado con las primeras objeciones a las previsiones de las cuentas públicas para este año. Uno de los primeros 'peros' ha llegado desde Standard&Poor´s (S&P). La agencia internacional de calificación tiene dudas sobre las perspectivas recaudatorias que incluye esa norma al considerar que los ingresos del Estado son demasiado «optimistas». Es decir, que la Administración no recaudará tanto como prevé la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en 2019.

Buena parte de esas dudas se deben a la incertidumbre que existe en torno a los nuevos impuestos que el Gobierno quiere poner en marcha si se aprueban los Presupuestos, como el que gravará a las empresas tecnológica (la denominada 'tasa Google') o el que se aplicará al sector bancario. «Desconocemos el impacto de estas medidas en términos de recaudación», ha indicado Marko Mrsnik, director de 'rating' soberanos en S&P. También existe incertidumbre en torno a la propia evolución de los ingresos de los impuestos que están en marcha, como el IRPF, el IVA o Sociedades, al considerar que el Ejecutivo estima un mayor crecimiento porcentual de esa recaudación con respecto a la propia evolución al alaza de la economía.

En cualquier caso, desde S&P valoran positivamente que buena parte de las medidas planteadas, aunque solo vayan por la parte de los ingresos y no de los gastos -asegura la firma- se dirigen «a una clara senda de reducción del déficit público». Por ello, la agencia aventura que España podría subir un escalón su nota porque esas medidas «van en línea con una mejora» de la calificación. La primera revisión de S&P llegará el 22 de marzo. Actualmente, el 'rating' de España se encuentra en A- (en la parte baja del notable) con perspectiva positiva, después de varios años en los que descendió al BBB tras la crisis de deuda de 2012.

Para la empresa, España se encamina hacia «una consolidación presupuestaria continua» impulsada por el crecimiento económico. A pesar de las señales de preocupación que se dan en el marco internacional y en el propio interno, desde S&P consideran que la actividad sufrirá «una desaceleración» en los próximos meses, «pero no una recesión», lo que supone un síntoma de alivio.

Entre otras medidas que ha tomado el Ejecutivo, S&P valora positivamente la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en un 22% hasta los actuales 900 euros al mes porque tras la devaluación de sueldos de los últimos años «faltaba apoyo a que mejorara la inflación» y a que se reactivara más el consumo. Sin embargo, alerta de que el alza del SMI «puede suponer un lastre para el empleo», en los términos que se visualizarán en las próximas estadísticas mensuales de paro. Registrado.

 

Fotos