La OPEP reduce la demanda de crudo en 2019 aun sin contar la guerra arancelaria

Sitio petrolífero de El Sharara. /Ismail Zitouny (Reuters)
Sitio petrolífero de El Sharara. / Ismail Zitouny (Reuters)

El cartel sigue dividido sobre el aumento de producción ante el efecto negativo de las sanciones de EE UU a Irán y otras «incertidumbres políticas

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Buenas noticias aparentemente para los países consumidores de petróleo y malas, a priori, para los que poseen el llamado 'oro negro'. La Organización de Países Exportadores (OPEP) presentó este lunes sus últimas previsiones de demanda del mercado para 2019, que ha revisado a la baja y eso sin contar el efecto negativo que puede tener al final la guerra arancelaria iniciada por Estados Unidos, precisamente una de las grandes potencias mundiales del crudo gracias a sus reservas abundantes en suelos de esquisto y la utilización del 'fracking' para explotarlo.

El consumo de petróleo, en cualquier caso, continuará al alza, con un 1,45% más el año próximo, aunque ello suponga una desaceleración respecto al incremento previsto para 2018, que rozaría el 1,7%. El problema es que hace tan solo un mes esa estimación era 20.000 barriles anuales más alta, mientras se confiaba en una economía mundial que crecería a un ritmo del 3.8% en el presente ejercicio y un 3,6% el que viene.

Pero esas tasas cada vez están más amenazadas por la guerra comercial entre las principales locomotoras económicas -EE UU, China y UE-, traducida en tasas multimillonarios a las importaciones de otros países. Por eso la OPEP_advierte en su último informe de que su nueva estimación de demanda considera «que no habrá un aumento significativo de los aranceles comerciales y las disputas actuales se resolverán pronto».

Es decir, que si el conflicto aumenta varios grados y crecen las tensiones, deberá volver a revisar a la baja sus estimaciones de consumo de crudo a nivel mundial a medio plazo. Por tanto, lo previsible es que la escalada de precios iniciada a principios de 2016 se frene o, al menos, se modere. De hecho, es lo que parece atisbarse en las últimas fechas.

Este lunes el barril de petróleo de clase Texas, la referencia en EE UU, se movió en torno a los 67 dólares, mientras que el 'Brent' utilizado en Europa marcaba un precio de 72 dólares, seis por debajo de los casi 78 que llegó a registrar hace un mes. No obstante, aún sigue estando un 8% más caro que a principios de año.

La clave, de nuevo, volverá a estar finalmente en lo que haga la OPEP con su producción, pues precisamente el último acuerdo para restringirla propició la escalada de precios de los dos años y medio últimos. Fue en junio cuando se modificó ese discurso en parte, con un incremento de solo un millón de barriles diarios que no compensa el ajuste de 2016.

Todos mirando a Irán

Las disensiones en la organización se hicieron entonces evidentes, haciendo que en julio la producción de crudo entre sus socios haya registrado tendencias divergentes. Así, mientras entre Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Nigeria aportaban 219.000 barriles más al mercado, Irán, Libia y Venezuela -los más opuestos a que se moderen las tarifas- los reducían en otros 213.000, apoyados por una Arabia Saudí necesitada de precios altos para sostener sus inversiones.

En esta tesitura, la organización se muestra «preocupada» por el efecto que puedan tener las «incertidumbres políticas», amén del riesgo de «impactos negativos en las inversiones a nivel mundial, en los flujos de capital y en el gasto del consumidor». En el primer caso se sugiere como probable foco de conflicto el reestablecimiento de las sanciones estadounidenses contra Irán.

Este asunto también ocupa a la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que estima que en ese escenario «mantener la oferta mundial resultará muy complicado» según Irán pueda colocar más o menos petróleo. Y el mercado cuenta ahora con el impulso de productores ajenos al cártel -que solo elevó en 40.700 barriles su cuota en julio- como China -también un gran consumidor-, EE UU, Brasil y Canadá.

Contenido Patrocinado

Fotos