Los malos datos alemanes hunden a las Bolsas

Los malos datos alemanes hunden a las Bolsas
EFE

El selectivo español retrocedió un 0,93%, para dar un último cambio en los 9.093,6 puntos

CRISTINA VALLEJOMadrid

Números rojos generalizados en los mercados de renta variable europeos. El selectivo español retrocedió un 0,93%, para dar un último cambio en los 9.093,6 puntos. Los descensos fueron muy parecidos en el resto de Europa: el Cac 40 francés, el Ftse Mib de Milán y el Dax alemán se dejaron poco más de un punto porcentual. El PSI-20 de Lisboa perdió un 0,86%. 

Y ello porque el deterioro de la situación económica prosigue en el Viejo Continente, sobre todo por Alemania, la locomotora europea. Así lo refleja el índice de gestores de compras del sector industrial germano, que cayó en septiembre desde los 43,5 hasta los 41,4 puntos, su peor dato en una década, cuando se esperaba una mínima mejora hasta los 44 puntos. Se aleja, por tanto, del nivel de los 50 puntos, que marca la frontera entre la expansión y la contracción de la actividad. También sentó muy mal que el indicador correspondiente al sector servicios se deteriorara más de lo previsto, al caer desde los 54,8 hasta los 52,5 puntos, cuando se esperaba que se colocara en los 54,3 puntos. A los analistas les preocupa que la depresión del sector manufacturero llegue a afectar a los servicios, que últimamente se ofrecían como contrapeso y soporte para la economía. Así, el índice de gestores de compras compuesto alemán, que integra en su cálculo los dos sectores, cayó por debajo de los 50 puntos en el mes de septiembre. 

Con esta evolución de Alemania, también decepcionaban los datos del conjunto de la zona euro: el PMI manufacturero caía hasta los 45,6 puntos, por debajo de los 47,3 puntos estimados, mientras que el de los servicios, aunque sobre los 50 puntos, también se colocaba por debajo de lo esperado por el consenso de analistas. 

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, puso la puntilla afirmando que no ve síntomas de mejora en la economía en un futuro próximo. 

Esta batería de datos conllevó una depreciación del euro. Al cierre, la moneda comunitaria retrocedía un 0,20% frente al billete verde, para colocarse el tipo de cambio por debajo del nivel de 1,10 unidades. A primera hora de la mañana llegó a bajar hasta el nivel de 1,097 unidades. 

En el mercado de deuda se interrumpió la secuencia alcista en los tipos de interés. Así, el rendimiento de los bonos alemanes a diez años retrocedió desde el -0,53% hasta el -0,59%. El interés de los títulos españoles bajó desde el 0,23% hasta el 0,13%. El de sus comparables italianos, desde el 0,92% hasta el 0,82%. 

Si entró dinero en el refugio que siempre es la deuda, también lo hizo en el oro: al cierre, el metal avanzaba un 0,4%, hasta los 1.523 dólares la onza. 

El Ftse 100 y Thomas Cook

Sorprendentemente, el índice bursátil europeo que menos cayó fue el Ftse 100 británico, que terminó el día con un recorte de poco más de un 0,25%. Y eso que una de las grandes (y malas) noticias del día venía de allí: la quiebra del operador turístico Thomas Cook. En la jornada de hoy estaba suspendido de cotización (aunque no sus bonos, que se hundían) y es difícil que vuelva a cotizar, porque está en liquidación. Pero no hay que descartar que algún competidor pueda comprar alguna parte aprovechable de la compañía. Thomas Cook bajó el viernes un 22% y en lo que llevábamos de año retrocedía un 88%. Las negociaciones para un plan de rescate liderado por Fosun Tourism Group colapsaron por falta de garantías exigidas por la banca para otorgarle una nueva línea de crédito. Y el Gobierno británico tampoco quiso hacerse cargo, aunque ahora tendrá que pagar la factura de llevar a casa a 150.000 clientes de la empresa.

Pero es que también hay ganadores de la catástrofe financiera. Por ejemplo, Tui, que fue el valor más rentable del Ftse 100 británico, con una subida superior al 6%. Además, otro operador: On the Beach. En el campo de las aerolíneas, se registraron fuertes subidas en la también británica EasyJet, mientras que la alemana Lufthansa recibió una mejora de sus recomendaciones.

En Wall Street, falta de dirección. Al cierre de las Bolsas europeas, el Dow Jones se encontraba prácticamente plano. Mientras, el S&P500 cedía alrededor de un 0,05% y el S&P 500, alrededor de un 0,15%. La Bolsa americana se veía afectada por los malos datos europeos. Pero los de Estados Unidos fueron mixtos: el índice de gestores de compras del sector industrial americano se colocó algo por encima de lo esperado y en máximos de los últimos cinco meses y el del sector servicios, algo por debajo de lo previsto por el consenso. Pero, en todo caso, ambos se encuentran por encima de los 50 puntos y, por tanto, reflejan aún la expansión de la actividad.

En el Ibex-35, al alza los defensivos y a la baja los cíclicos

En el selectivo español lo que observamos fue lo común cuando hay aversión al riesgo en el mercado: subidas en los sectores más defensivos y caídas en los más cíclicos y en los bancos.

Así, se salvaron de los recortes nueve valores. Entre ellos, Cellnex fue el que más ganó, con una subida del 2,79%. Después se colocó Grifols, con un avance del 2,34%. Inditex se anotó más de un punto porcentual. Algunas utilities también cerraron en verde, como Iberdrola, Endesa o Naturgy. Completaron la lista de compañías en positivo Repsol, Acciona y Merlín Properties. 

En rojo, ArcelorMittal fue el peor, con un descenso del 5,73%. Le siguió BBVA, que perdió un 4,38%. Después se situó Amadeus (-3,71%): ¿víctima de la quiebra de Thomas Cook? También Indra bajó más de tres puntos porcentuales. 

Entre los peores, más valores cíclicos, como Ence (-2,85%). Y más bancos, como Santander (-2,75%) o Bankia (-2,60%). Antes de que trascendieran las palabras de Mario Draghi, las acciones financieras bajaban más. Quizás el aún presidente del BCE tranquilizó a los inversores apuntando que, aunque la economía necesita aún medidas de estímulo monetario, también requiere estar pendientes de sus efectos colaterales.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,93%, para dar un último cambio en los 9.093,60 puntos.

- Cellnex y Grifols encabezaron los ascensos, con ganancias de más de un 2%. ArcelorMittal fue el peor, con un recorte superior al 5%.

- El euro volvía a colocarse por debajo del nivel de 1,10 unidades, golpeado por los malos datos macro alemanes.