El Ibex-35 cierra una difícil sesión al filo de los mínimos del año

Uno de los paneles en la sede madrileña de la Bolsa. /J. J. Guillén (Efe)
Uno de los paneles en la sede madrileña de la Bolsa. / J. J. Guillén (Efe)

El euro volvía a perder posiciones frente al dólar, hasta niveles en el entorno de 1,1320 unidades

CRISTINA VALLEJO

La lira turca ha vuelto a recuperar posiciones por segundo día consecutivo. Al cierre de la sesión europea, la moneda avanzaba un 5% frente al dólar. Y también ha continuado la distensión en el mercado de deuda turco: si el rendimiento de su bono a diez años llegó a superar el 22%, ha logrado caer por debajo del 20%. Ello es posible gracias a los límites a las ventas de liras en corto establecidos por el Gobierno del país para poner coto a la especulación. Además, el banco central turco está subiendo los tipos de interés de manera indirecta y sin comunicarlo de forma explícita: por ejemplo, no ha ofrecido a la banca comercial financiación a una semana desde el lunes, lo que obliga a las entidades a tomar prestado por mecanismos que les son más caros. Pero estas medidas o sus efectos sobre la moneda (veremos si sostenidos, o no) no consiguen devolver la calma a los mercados a nivel global. De hecho, si en la jornada de ayer la mayor parte de índices europeos sufrieron discretos recortes, en la de hoy las pérdidas han sido mucho más relevantes. Sin ir más lejos, el Ibex-35 ha dado un último cambio en los 9.386,8 puntos, lo que supone un recorte del 1,26%. El índice español, con ello, ha cerrado al filo de los mínimos del año (9.381 puntos) que marcaba el 26 de marzo. La crisis turca ha llevado al selectivo de querer conquistar los 9.800 puntos la semana a perder hoy los 9.400, un nivel que los analistas técnicos consideran clave. Pero a punto ha estado de terminar la jornada por debajo de los mínimos del año y en cotas comparables a las de principios de 2017: en su peor momento del día el índice ha marcado los 9.339 puntos.

Y con este comportamiento la Bolsa de Madrid no ha sido la peor. El Cac 40 francés ha retrocedido un 1,82% y el PSI-20 de Lisboa y el Dax alemán, cerca de un 1,6%. 

Sólo tres valores del Ibex-35 en verde; las acereras se llevan la peor parte

Únicamente tres valores del selectivo español han logrado escapar de los descensos: Siemens Gamesa, que ha ganado un 0,63%; Mediaset, que ha sumado un 0,22%; e Indra, que ha avanzado un 0,19%.

En rojo, los peores, ArcelorMittal y Acerinox, que han bajado un 4,60% y un 3,20%, respectivamente. A continuación se han colocado Bankinter, Técnicas Reunidas y Grifols, con descensos de alrededor de un 2,6%. También bajadas de más de dos puntos porcentuales han sufrido ACS, Repsol y Mapfre. 

Después, en bloque, tres entidades financieras: Sabadell, Caixabank y Bankinter han caído un 1,97%, un 1,89% y un 1,88%, por ese orden. 

Hoy BBVA se ha comportado algo mejor -ha retrocedido un 0,99%- después de que Moody's afirmara en un informe que el riesgo al que se enfrenta en Turquía es manejable. 

En el Eurostoxx 50, sólo Anheuser Busch cerró en verde. Los peores fueron ASML, Bayer y Volkswagen, con descensos de más de un 3%. 

Los emergentes vuelven a sufrir

Si en la jornada de ayer los mercados emergentes se veían favorablemente contagiados por la mejora de la situación de los activos turcos, hoy no ha ocurrido lo mismo. La única moneda emergente que ha recuperado ha sido la lira turca y, en cambio, hemos visto descensos de casi un 3% en el caso del rand sudafricano y de cerca de un 2% en el peso mexicano y en el rublo ruso. Y en cuanto a las acciones de estos países, el MSCI Emerging Markets acaba de entrar en fase bajista. 

A este nerviosismo y a las ventas en los mercados contribuye que continúen las hostilidades entre Estados Unidos y Turquía tanto a nivel político como comercial. En este segundo frente, si en la sesión de ayer Erdogan animaba al boicot de productos electrónicos estadounidenses, hoy el país ha decidido elevar los aranceles sobre bienes americanos. Ello después de que el pasado viernes EE.UU. decidiera duplicar las tarifas que se aplican sobre los metales turcos. La escalada no parece tener fin. 

También hay que sumar otros ingredientes: por ejemplo, que el gigante chino de internet Tencent haya decepcionado con sus resultados. Ello provocaba pérdidas de alrededor de un 1,5% en el índice tecnológico Nasdaq. El resto de principales indicadores de Wall Street bajaban alrededor de un punto porcentual sin que unas buenas cifras económicas (desde las ventas minoristas hasta la encuesta manufacturera de Nueva York) pudieran hacer nada por evitarlo. 

Las materias primas y el euro, también a la baja

El mal tono en los mercados también se trasladó al petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía un 2,9% al cierre de las Bolsas europeas, hasta los 70,38 dólares, su nivel más bajo desde abril. Y la onza de oro sufría otro recorte del 1,37%, hasta los 1.177 dólares, un nuevo mínimo desde principios de 2017.

El euro sigue siendo víctima de las turbulencias y hoy ha retrocedido otro 0,25%, hasta el nivel de 1,1318 unidades, mínimos de catorce meses. Más que el dólar, contra el euro está subiendo sobre todo el yen japonés: hoy la divisa nipona se ha apreciado un 0,54%. El avance del franco suizo no ha llegado al 0,10%. Dólar, yen y franco suizo son los refugios por excelencia para cuando vienen mal dadas. 

Y hablando de lugares donde proteger el dinero, también están atrayendo dinero los bonos americanos a diez años (el rendimiento de su diez años bajaba hoy desde el 2,90% hasta el 2,85%) y sus comparables alemanes, con un retroceso en sus intereses desde el 0,32% hasta el 0,30%. 

En cambio, el rendimiento de los títulos italianos a diez años sube como la espuma: desde el 3,02% hasta el 3,16% en una sola jornada. Tanto su rendimiento como su prima de riesgo (285 puntos básicos) superan en un caso y rondan en otro los niveles que alcanzaron la pasada primavera durante la turbulenta formación de Gobierno. 

Contenido Patrocinado

Fotos