La quiebra de Thomas Cook impactará «dramáticamente» en el turismo en España

La quiebra de Thomas Cook impactará «dramáticamente» en el turismo en España
Reuters

El operador británico envió más de 3,6 millones de clientes a ciudades españolas durante el año pasado

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La temporada alta comienza ahora en Canarias. El otoño y el invierno son los meses en los que el archipiélago recibe un mayor número de turistas, sobre todo extranjeros. Es por ello que la quiebra del operador británico Thomas Cook tendrá un impacto «dramático» en el sector turístico canario, según afirman desde la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas.

Pero no solo en Canarias. España es el principal destino de los clientes del operador del todo incluido. Aena cifra en 3,6 millones los clientes que las distintas compañías aéreas del grupo enviaron a las ciudades españolas durante el año pasado. Y aunque allí es donde la quiebra afectará de forma más importante ya que, según sus cifras, el 60% del turismo que visita las Islas es cliente de un turoperador y Thomas Cook es el segundo más importante de toda Europa, Baleares es otro de los puntos más perjudicados por este anuncio.

Aena ha informado este lunes de la cancelación de 24 vuelos debido a la quiebra. Concretamente son 14 vuelos con origen o destino Menorca y 10 en Palma de Mallorca. Así, de los vuelos que tenían como destinos los aeropuertos de Baleares no ha llegado ninguno y para el caso de los vuelos de salida se está reubicando a los pasajeros en otros vuelos.

Crisis de conectividad en Canarias

El impacto en la facturación del verano podría rondar hasta los 200 millones de euros, ya que ahora es cuando los hoteles comenzarían a cobrar sus facturas a Thomas Cook. Para algunos la tensión financiera será más alta que para otros, «todo depende de la dependencia que tuviera cada uno con el operador», explica a este periódico José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, la asociación formada por 29 empresas del sector turístico.

Más allá del impacto económico, Zoreda ha destacado la crisis de conectividad a la que puede enfrentarse Canarias a partir de ahora, ya que a la quiebra de Thomas Cook se suma el anuncio de Ryanair de cerrar sus bases en Tenerife Sur, Lanzarote y Gran Canaria. Por ello, desde Exceltur piden al Gobierno que ponga «todos los medios posibles» para asegurar la conectividad incluso dando incentivos a otras compañías para que comiencen a operar en las islas. «Si Aena bajara sus tasas en un 30% o 40% durante un tiempo, se estimularía a otras aerolíneas», ha asegurado el vicepresidente de la asociación.

En Canarias el número de afectados asciende a 30.000 personas, según ha dicho este lunes en la Ser el presidente de la patronal hotelera de Las Palmas, la FEHT, José María Mañaricúa. Este lunes tenía previsto operar once vuelos, uno desde Tenerife Sur, otro desde Fuerteventura, cinco salidas desde Lanzarote y cuatro más desde Gran Canaria.

Turismo traza una «hoja de ruta»

Por ello, el Gobierno de Canarias está en comunicación con el Ministerio de Fomento para «responder a la crisis» porque es un «asunto transcendental que requiere un plan de contingencia», según aseguró el Ejecutivo encabezado por el socialista Ángel Víctor Torres en su cuenta de Twitter.

Por parte del Gobierno central, la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha afirmado que se está evaluando en este momento el impacto en el mercado español y que se convocarán muy pronto reuniones con los hoteleros y con las comunidades autónomas afectadas para «trazar una hoja de ruta y dar solución a esta crisis».

Maroto ha reconocido que la crisis afecta «fundamentalmente» a la industria turística de Baleares y las Islas Canarias y, en menor medida, a Andalucía y Cataluña. Así, ha reiterado su intención de trabajar tanto con las comunidades autónomas como con los hoteleros para «paliar el impacto tan negativo que va a tener en nuestro mercado».

Más información