La UE buscará librarse del arancel al acero en pleno romance con Trump

Donald Trump. /AFP
Donald Trump. / AFP

El alto el fuego logrado por Juncker para evitar la guerra comercial con EE UU desata la euforia de Alemania, pero genera muchas dudas en Francia

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas (Bélgica)

Era él. O él o nadie. Y lo logró, vaya si lo consiguió. Buceen en el perfil tuitero del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y comprobarán que donde antes solo existía odio visceral hacia la Unión Europea, ahora fluye paz y amor. Cosas veredes. Decíamos ayer que si había algún europeo capaz de arrancar un alto el fuego en la guerra comercial, ese era el presidente de la Comisión, y el miércoles, en la Casa Blanca, Jean-Claude Juncker emuló al mejor Juncker estampando un beso a Trump nada más acceder al Despacho Oval. Cierto, es muy besucón, pero hay besos y besos.

El presidente estadounidense no dudó en subir la foto a Twitter y hablar de amor trasatlántico como si no hubiera un mañana. Misión cumplida, sí, pero queda el broche final: lograr que los aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio europeos sean historia «en pocos meses, antes de que terminen las nuevas negociaciones», como confiesan fuentes comunitarias.

No obstante, no hay plazos fijados, solo voluntad política que se irá fortaleciendo o debilitando según vayan avanzando las nuevas conversaciones que deberán fructificar en una suerte de 'TTIP II'. Se trataría del acuerdo de libre comercio más importante del mundo, que la Unión Europea fue incapaz de pactar con Obama y que ahora buscará cerrar con el presidente republicano

«Vine a por un acuerdo. Hemos logrado un acuerdo», zanjó. A su izquierda, Donald Trump asentía orgulloso durante su breve comparecencia en los jardines de la Casa Blanca. Ojo, no estaba programada, señal de que todo fue mucho mejor de lo esperado. ¿Pero qué es exactamente lo que logró Europa para agrandar de esta manera la figura de Juncker? El imposible se llamaba decretar un alto el fuego de todos en el que no creía ni la Comisión. Dicho y hecho.

Trump frena en seco, para su escalada tarifaria y, por ende, no gravará con el 25% los coches europeos, cuyas exportaciones anuales a EE UU tienen un valor de 40.000 millones de euros, sin tener en cuenta la parte de los componentes. Juncker puso el embrujo personal y Angela Merkel descorchó el champán. Alemania es la gran beneficiada de lo ocurrido en Estados Unidos, de ahí que Francia torciese ayer el gesto pidiendo explicaciones mostrando, además, ciertas reservas, como si no se fiasen de lo negociado. Trump estaba demasiado eufórico pese a lograr que la UE compre más gas y soja. Raro.

Con Juncker volando de regreso a Bruselas, el Ejecutivo comunitario se centraba en magnificar lo conseguido y recordar que los 28 Estados miembros van todos a una. «El presidente fue a Washington en plena armonía con los líderes. Era Europa la que hablaba con Estados Unidos», aseguró el portavoz Alexander Winterstein. Más allá de las disputas geopolíticas en el seno de la UE, los que tampoco ocultaron su satisfacción fueron la patronal europea o la asociación de las cámaras de comercio.

2.800 millones

¿Por qué lo ocurrido en Washington es más positivo de lo que se esperaba? Por ejemplo, porque podría plantearse un escenario de negociación en el que ambas partes diesen por hecho que los aranceles del 25% y el 10% al acero y el aluminio comunitarios, en vigor desde el 1 de junio, permanezcan 'sine die'. Pero no, el gran objetivo es echar marcha atrás y comenzar a reescribir el folio en blanco sin estos gravámenes.

Estos, ojo, pero también las represalias que por valor de 2.800 millones impuso la UE a dos centenares de productos americanos, entre ellos las míticas Harley-Davidson, los vaqueros o el whisky bourbon. Ojo por ojo y arancel por arancel. Ambas partes usarán estas medidas y contramedidas como rehenes de la inminente negociación. Si todo va bien, desaparecerán. Si va mal, seguirán. El miércoles, Trump deslizó que este tema se «solucionará», así que atentos a Twitter.

Contenido Patrocinado

Fotos