El Sabadell augura que el impuesto a la banca estrangularía el crédito

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola./EFE
El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola. / EFE

El consejero delegado ve «difícil» que esta figura «sea exitosa» porque «no tiene sentido económico», aunque desconoce la medida que pretenda implantar Hacienda

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, también ha anticipado lo que, en su opinión, podría pasar si finalmente se aprueba el impuesto específico a la banca, o se incrementa la tributación por el de Sociedades (IS), como quiere el Gobierno: el mercado de crédito sería el más afectado. Guardiola ha explicado que «cuando el capital que precisa un banco para ofrecer créditos se vuelve poco atractivo para los inversores internacionales -por la aplicación del impuesto previsto- corres el riesgo de que puedan estrangularlo». Esto es, que la banca «no tenga capacidad de incrementar su crédito al ritmo que aumenta la demanda» de los consumidores.

La advertencia el ejecutivo del Sabadell ha llegado después de indicar que no le gusta la idea del nuevo Ejecutivo. «No tiene sentido económico», ha indicado Guardiola, porque «puede provocar distorsiones con la competencia a nivel internacional», al verse perjudicada la situación de las entidades españolas con respecto a las del extranjero. Por eso, si se toma la medida «tiene que hacerse con un criterio económico, porque si no, es difícil que sean exitosas».

En cualquier caso, ha recordado que la banca «ya paga muchos impuestos» en España, y que en el caso del Sabadell, la tasa que aplican sobre el de Sociedades supera el 28% y se aproxima en algunas ocasiones al 30% de gravamen.

Durante el primer semestre del año, Sabadell ha sufrido el impacto de los problemas derivados de la migración tecnológica con su filial de Reino Unido, TSB. Guardiola ha indicado que todavía quedan 130.000 clientes a los que se debe resolver el problema generado. El banco ha abierto un proceso de investigación para determinar las causas de sta problema, aunque no se plantea salir del mercado británico ni cambiar sus previsiones incluidas en el Plan Estratégico del grupo de cara a 2020.

Banco Sabadell cerró la primera mitad de 2018 con un beneficio neto de 120,6 millones de euros (317,7 millones de euros ex TSB), un 67,2% menos que en el mismo periodo del año pasado, una vez asumidas las provisiones por la reducción de 12.200 millones de activos problemáticos, que eliminan prácticamente la exposición inmobiliaria problemática, y los costes de la migración de TSB, que serán absorbidos este ejercicio. Sin efectos extraordinarios, el beneficio neto recurrente se incrementa un 24,4% interanual, hasta los 456,8 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos