Liberbank vuelve a las ganancias a las puertas de su fusión con Unicaja

Cajero automático de Liberbank. /R. C.
Cajero automático de Liberbank. / R. C.

El grupo de las cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura obtuvo un beneficio de 110 millones en 2018, aunque recortó en más de un 10% tanto su plantilla como sus oficinas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La carta de presentación de Liberbank ante los posibles socios de Unicaja cuenta con unos resultados en positivo, después de que en 2017 registrara unas pérdidas que ascendieron a los 259 millones de euros. El grupo financiero recuperó el año pasado la evolución positiva al generar unas ganancias de 110 millones de euros gracias a la buena evolución de su actividad puramente bancaria, así como al importante descenso del 'ladrillo tóxico' que mantenía en su balance hasta hace pocos meses.

La corporación, que aglutina los anteriores negocios bancarios de Caja de Asturias, Cantabria y Extremadura, además de Castilla-La Mancha- mantiene su posición de fortaleza en la negociación que sigue desarrollándose con Unicaja, después de que el pasado mes de diciembre ambas entidades anunciaran el inicio de conversaciones para explorar su integración. La entidad de origen malagueño, que aglutina también a CEISS -antiguas Caja Duero y Caja España- presentará sus cuentas anuales la próxima semana.

Si finalmente se unen, se generaría el que sería el sexto banco español por volumen de activos, con casi 96.000 millones de euros -con datos del tercer trimestre de 2018-, según los registros de sus últimos resultados trimestrales, a 30 de septiembre. Desplazaría de la lista a Bankinter -con 76.300 millones- y se situaría por detrás del quinto de la lista, Bankia, con más de 204.000 millones de euros.

Los resultados de Liberbank muestran una mejoría protagonizada por el drenaje tanto de la plantilla como de la red de sucursales con las que cuenta, un anticipo de lo que queda por venir si finalmente fructifica la integración con Unicaja en cuanto a reestructuración de sus dimensiones se refiere. En concreto, al finalizar el año contaba con 3.798 trabajadores, un 8,2% menos que en el ejercicio anterior. En el caso de las oficinas, cerró el ejercicio con 679, casi un 12% menos que en 2017.

Durante el año pasado, los recursos de clientes de la entidad se incrementaron un 4,6%, hasta los 29628 millones de euros. El crecimiento de los depósitos a la vista fue de un 6% -hasta 16.525 millones-, pero el de los plazos fijos cayó un 3,9% hasta 5.758 millones. Por su parte, el volumen de fondos de inversión avanzó a un ritmo del 9% superando los 3.000 millones de euros.

En el caso de la financiación, la entidad ha registrado un crecimiento en todos los segmentos, sobre todo entre empresas y en crédito al consumo de las familias. Además, la tasa de mora de Liberbank ha bajado del listón del 5%. Las acciones del grupo caen a esta hora un 0,5% hasta los 0,43 euros por título.

 

Fotos