Santander reduce un 10% su beneficio por la desaceleración de los países donde opera

Ana Botín, presidenta del Santander. /R. C.
Ana Botín, presidenta del Santander. / R. C.

El beneficio del banco se sitúa en los 1.840 millones de euros, de los que 403 corresponden a España (un 11% menos), donde el lunes comienza la negociación del ERE que espera culminar «a corto plazo»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los resultados del Banco Santander se han visto condicionados por la ralentización que sufren economías como la de España, Estados Unidos o Reino Unido, tres de sus principales mercados, en un trimestre que el consejero delegado, José Antonio Álvarez, ha calificado de «difícil» desde el punto de vista macroeconómico. Esta situación «ha afectado», según el ejecutivo, al beneficio de la entidad, que se ha visto reducido hasta los 1.840 millones de euros, un 10% menos que en el mismo periodo del año pasado.

De cara al resto del año, Álvarez se ha mostrado «razonablemente optimista» con el crecimiento de los resultados del banco porque «las tendencias son sostenibles», sobre todo en la actividad puramente bancaria, descontando los efectos de las medidas extraordinarias. Hasta marzo, ha tenido que realizar un cargo neto de 108 millones por la venta de activos y los costes de reestructuraciones. Este gasto incluye 150 millones de plusvalías obtenidas por la venta de la participación del 51% de Prisma en Argentina, y 180 millones euros de pérdidas derivadas de la venta de una cartera de inmuebles residenciales en España, más un otro de 78 millones por los costes de reestructuración en Reino Unido y Polonia.

Sin estas circunstancias excepcionales, el beneficio ordinario alcanzó 1.948 millones, el 4% menos, por la negativa evolución de los mercados, el impacto de la aplicación de la normativa NIIF 16, y el ajuste por la alta inflación en Argentina. La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha explicado que pese a la caída del resultado del grupo, el beneficio ordinario creció en siete de sus diez mercados principales. El avance ha sido tan considerable en América, que este área ya aporta un 52% del resultado consolidado del Santander frente al 48% de Europa.

En España, el beneficio se redujo un 11%, hasta 403 millones. En abril se ha completado la migración tecnológica de Popular a la plataforma de Santander en Galicia, Asturias, País Vasco, Cataluña y Canarias, un 40% del negocio. Está previsto que en julio culmine este proceso informático. Mientras tanto, el próximo lunes se inician las negociaciones con los sindicatos para acordar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) derivado de la adquisición del Popular en 2017 en personal de plantilla y reducción de sucursales. José Antonio Álvarez ha indicado que espera alcanzar un pacto «en un corto espacio de tiempo», previsiblemente antes del verano.

Tras los resultados de las elecciones generales del pasado día 28, José Antonio Álvarez ha negado cualquier tipo de consejo para que el PSOE pacte con Ciudadanos, como recomendaban algunos informes de analistas «que no reflejan la posición del banco», ha indicado. Al futuro Ejecutivo sí le ha recomendado tomar medidas para «alcanzar un crecimiento sostenible e inclusivo con una sostenibilidad fiscal».

Negocios internacionales

Brasil se mantuvo como el mercado que más contribuyó al resultado del grupo, con un 29 % del beneficio atribuido, seguido de España con un 16%; Santander Consumer Finance, con un 13%, y Reino Unido, un 11%. En Brasil, el beneficio aumentó un 7%, hasta 724 millones; en Santander Consumer Finance, casi un 1%, hasta 325 millones; en México, un 18%, hasta 206 millones, y en EE UU, Santander ganó un 46% más, hasta los 182 millones.

En Reino Unido, el beneficio disminuyó con fuerza, un 36%, hasta 205 millones, tras dotar 66 millones a costes de reestructuración.

En Argentina, el beneficio alcanzó 161 millones, un 143 % más, tras la venta del 51 % de la participación del banco en Prisma Medios de Pago, lo que generó una plusvalía neta de 150 millones. Sin esta operación, el beneficio ordinario se redujo un 84 %, según la entidad, que en Chile ganó un 1 % menos, hasta los 149 millones.

EE UU registró nuevamente el mayor crecimiento, mientras que Brasil y México mantuvieron el impulso positivo de los últimos años, ha añadido Botín, que ha destacado que estos resultados se lograron «en un contexto operativo difícil, sobre todo en Reino Unido y Europa».

En Portugal, el beneficio aumentó un 7%, hasta 135 millones, y en Polonia bajó un 21 %, hasta los 50 millones (tras dotar una provisión por costes de reestructuración de 12 millones).

El número de clientes vinculados y digitales del conjunto del grupo aumentó en 1,8 millones y 6,5 millones, respectivamente, mientras que la tasa de morosidad cayó hasta el 3,62%, y las dotaciones por insolvencias un 5 %, hasta 2.172 millones de euros.

Otros resultados