El AVE 'low cost' de Renfe, listo para la Semana Santa de 2020

Varios trenes AVE estacionados en Valladolid. /R. C.
Varios trenes AVE estacionados en Valladolid. / R. C.

Empezará en el corredor de Madrid a Barcelona, el de mayor demanda, y la operadora estima que sus precios serán hasta un 40% más baratos

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La Semana Santa de 2020 y en el corredor Madrid-Barcelona (más de 400.000 viajeros al mes), donde el AVE le gana la partida al avión. Esta es «la expectativa con la que trabaja» Renfe para el inicio de la explotación comercial de su nueva oferta de trenes de alta velocidad 'low cost', con la que quieren hacer frente a la apertura a la competencia del mercado de transporte ferroviario de pasajeros en toda la UE, prevista para el 14 de diciembre.

Así lo anunció este jueves el presidente de esta empresa pública, Isaías Táboas, quien explicó que los viajes de pruebas comenzarán varios meses antes «hasta que se consigue el producto que quieres». La operadora tiene previsto adaptar parte de sus unidades actuales de AVE, incluida la distribución de asientos, para acometer esa nueva oferta comercial.

El precio de sus billetes sigue sin conocerse, aunque el máximo responsable de Renfe ve margen para rebajarlo hasta un 40% frente a la tarifa media actual de los trenes de alta velocidad, situada en 52 euros. Los cálculos que maneja el sector apuntan un promedio de 30 euros. En Francia la compañía pública SCNF ofrece a menos de 25 euros dos de cada tres viajes en su oferta de bajo coste (Ouigo), pero aún no ha decidido que haría si entrase en España.

Los dirigentes de SCNF están negociando con ILSA, la filial de Air Nostrum que es la única en la actualidad con permiso -pero sin trenes aún- para operar en la línea Madrid-Montpellier (Francia), y también con el grupo de construcción y servicios Acciona. La compañía de concesiones de infraestructuras Globalvía, a su vez, está en conversaciones con la empresa de autobuses Alsa y la operadora ferroviaria alemana Deutsche Bahn para crear un consorcio de cara a la liberalización, e incluso estudia hacerlo con Renfe.

Pero Táboas prefirió no entrar en detalles «para no dar pistas a la competencia». Solo confirmó que todos sus trenes AVE tendrán wifi gratis para los clientes (los últimos, los de Barcelona antes de finales de año) y defendió que el precio actual de la alta velocidad «se ajusta al servicio de calidad que ofrece».

Material propio, una ventaja

Además, frente a sus posibles competidores Renfe cuenta con la ventaja de que ya cuenta con material rodante propio -según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sus rivales pueden tardar hasta dos años en resolver este problema salvo que tengan ya flota propia- y «no dependemos» de nuevos encargos de trenes para lanzar el nuevo servicio. Se plantea incluso «dar un salto adelante» y, a medio plazo, también entrar ella a competir en servicios similares al AVE en otros países europeos, según su presidente.

En España, eso sí, esos futuros rivales deberían a empezar a tramitar sus solicitudes a partir de junio dentro del llamado «Procedimiento de petición de capacidad ferroviaria», que tramitará Competencia en paralelo a otro similar que llevará a cabo ADIF, el ente público que gestiona toda la red ferroviaria y también las estaciones. Conforme al plan estratégico de la operadora para el próximo decenio (2019-2028), el AVE 'low cost' llegará a aportar el 30% de sus ingresos, mientras que el 10% de la facturación provendría de sus actividades y proyectos en el extranjero.