Los autónomos se reinventan con la crisis

Trabajador de Glovo en Bilbao./Ignacio Pérez
Trabajador de Glovo en Bilbao. / Ignacio Pérez

El colectivo crece un 1,3% desde 2009 gracias al fuerte impulso registrado en nuevas actividades y a que cada vez hay más mujeres emprendedoras

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Las tendencias con el avance de los años, y más tras el cambio en los hábitos de consumo propiciado con la crisis y la revolución digital, cambian y hay que saber adaptarse a ellas. Los trabajadores por cuenta propia han sabido captar esto y reinventarse. Así, el número de emprendedores ha recuperado los niveles precrisis e incluso superan en más de 40.000 los existentes en 2009. Concretamente, se ha pasado de haber 3.208.725 millones de afiliados a la Seguridad Social en el RETA a los 3.251.944 en julio de 2018, lo que supone un incremento del 1,3%, según un informe publicado este lunes por ATA.

Esto ha sido posible gracias al fuerte impulso experimentado en sectores en los que este colectivo no estaba tan implantado, que compensa la ralentización e incluso caída en otros considerados más tradicionales, así como más mujeres emprendedoras. En este sentido, el número de trabajadores por cuenta propia que se dedican a las actividades inmobiliarias ha registrado un incremento del 52% en los últimos ocho años, el mayor alza de todos, seguido de cerca por las actividades sanitarias (+50,7%) y la educación (+49,2%). Destaca también la subida de los que apuestan por la comunicación (39,2%), así como los profesionales, científicos y técnicos (38,8%).

Por el contrario, cabe resaltar la fuerte caída de emprendedores en el segundo sector que más emprendedores engloba: la construcción, en donde su número bajó un 21,6%. De igual manera, agricultura, industria y transportes son otras actividades que han perdido entre un 5% y un 10%.

En este sentido, el presidente de ATA sostiene que tras la crisis «el mercado laboral ya no volverá a ser lo mismo y se refleja en que aunque los sectores tradicionales siguen abarcando a la mayoría de las actividades de los autónomos, son los nuevos emprendedores los que demuestran con innovación, talento y tecnología que hay otros nichos de mercado a completar y otra forma de ganarse la vida».

La tarifa plana funciona

Además de un autónomo más orientado hacia nuevas actividades, destaca el crecimiento que se ha experimentado entre los perfiles con más experiencia y con nombre femenino. Así se refleja en el hecho de que los emprendedores mayores de 65 años sean los que más han crecido, más de un 71% en los últimos ocho años, aunque también tiene que ver con la posibilidad ahora de compatibilizar la pensión con el trabajo. Pero también han crecido casi un 15% aquellos que tienen entre 55 y 64 años y un 10,2% los que superan los 40. Por el contrario, los menores de esta edad emprenden menos que en 2009.

Y, de igual manera, son ellas las que protagonizan el emprendimiento en los últimos años, como se desprende en que mientras que hay un 1,9% menos de varones afiliados al RETA, el número de mujeres creció un 7,9%.

En lo referente a la antigüedad de los negocios, se incrementan tanto los que llevan menos de un año -que pasan del 9,8% en 2009 al 16,5% en 2018- como los que llevan de 3 a 5 años (aumentan del 9,8% al 12,1%). «Se confirma que la tarifa plana sirvió para poner muchos negocios en marcha que se han mantenido en el tiempo y que reclama nuevas medidas en apoyo a la consolidación de esos negocios que ahora llevan menos de un año», sostiene la federación de autónomos.

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos