La cuota de 800.000 autónomos se reduciría con el pacto PSOE-Podemos

La cuota de 800.000 autónomos se reduciría con el pacto PSOE-Podemos

El colectivo descarta que se trate de «una bajada de impuestos» pero ve un «acierto» que descienda la cotización a los que no llegan a la base mínima

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Muchos autónomos se levantaron ayer con una noticia que les llenó de alegría: el anuncio de que les iban a bajar los impuestos. Así lo avanzó la noche anterior el líder de Podemos, Pablo Iglesias, después de mantener un encuentro en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. A lo que se refería Iglesias era al pacto al que había llegado con el PSOE de cara a recabar su apoyo para los Presupuestos de 2019 y que -entre otras medidas- incluía la de que los trabajadores por cuenta propia paguen cuotas progresivas a la Seguridad Social en función de lo que facturen, algo que el Ejecutivo viene defendiendo desde el inicio de su andadura y que ya se estaba discutiendo en una subcomisión en el Congreso durante la legislatura de Mariano Rajoy: modernizar el sistema del RETA.

Pero llegó más allá: anunció además que aquellos que ganaran menos que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) -fijado en 735 euros al mes repartidos en 14 pagas- quedarían exentos del pago de las cuotas a la Seguridad Social, es decir, no abonarían ni un euro para sus prestaciones, algo que ni siquiera lo piden las propias organizaciones que representan a este colectivo. Pero, de ser así, beneficiaría en la actualidad a unos 600.000 emprendedores (un 18,3% del total) e incluso podría superar los 800.000 con el progresivo aumento del salario mínimo que ya está aprobado -según datos aportados por la asociación ATA-, lo que supondría que uno de cada cuatro autónomos se libraría de pagar su cuota a la Seguridad Social, algo que parece bastante improbable, aunque sí podría ser que se les redujera.

En realidad, esto es lo que proponen las principales asociaciones que representan a los trabajadores por cuenta propia: un sistema de cotización por tramos que se base en los ingresos reales y que para el tramo más bajo, que es el de aquellos que ganan menos que el SMI (lo que en 2019 sería 10.819 euros brutos al año), se estableciera una cuota bonificada de 50 euros al mes durante un periodo de dos años, al estilo de la actual 'tarifa mínima'.

En este sentido, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, aseguró a este periódico -con cierta ironía- que acogerían de manera «muy positiva» la medida anunciada por el líder de Podemos de que iban a bajar los impuestos a los autónomos si es que realmente van a modificar la fiscalidad de este colectivo. «Una rebaja fiscal sería una medida justa y además necesaria, porque los que tributamos en el IRPF tenemos una carga fiscal por encima de las empresas que tributan con el impuesto de sociedades», defendió.

Sin embargo, Abad se teme que Iglesias cometió una «equivocación» si hablaba de un sistema de cotización basado en los ingresos como «una bajada de impuestos». «La Seguridad Social no es un impuesto, es un sistema que protege a todos los ciudadanos de este país», por lo que incluso criticó la idea de que a algunos autónomos se les permita no abonar ningún dinero por este concepto. «Si tu negocio o actividad no es capaz de soportar esa mínima cotización (la de 50 euros al mes), entonces no es un negocio viable», afirmó el líder de UPTA.

De igual manera se expresó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, que pidió «rigor a la clase política» y recalcó que «no van a bajar los impuestos a los autónomos» porque «habrá autónomos que coticen menos, y otros, la mayoría, puede que coticen más». Pese a ello, esta organización considera «un acierto» lo que confían que se conseguirá con el pacto para los Presupuestos: reducir la cotización a los emprendedores que no lleguen a la base mínima (que está fijada en 932,7 euros al mes, lo que supone una cuota de 278 euros). Esto significa que de los casi 3,3 millones de autónomos que cotizan en el RETA, 800.000 pagarían menos, lo que supone un 24,4%. Y esto es también lo que ha denunciado la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en más de una ocasión: uno de cada cuatro emprendedores cotiza más de lo que gana, algo que se solucionaría con el nuevo sistema que pretenden implantar.

El sistema de tramos presentado por ATA y UPTA -y que cuenta con el respaldo de todos los partidos- establece cuatro tramos: el primero, para los que ganan por debajo del SMI, que se beneficiarían de una cuota rebajada de 50 euros; el segundo, comprendería a los que ingresan entre el SMI y los 30.000 euros anuales, para los que se mantendría el actual sistema de elegir cuánto pagar entre la base mínima y la máxima. Pero la base mínima aumentaría para el tercer y cuarto tramos, es decir, para aquellos que declaran unos rendimientos netos superiores a 30.000 euros, con lo que calculan que entre 550.000 y 600.000 tendrían que pagar más. Este sistema permitiría recaudar 3.500 millones más al año.

 

Fotos