Castilla y León encabeza la pérdida de autonómos y ATA advierte de que «debe darse prisa» en adoptar medidas

Soraya Mayo, presidenta de ATA en Castilla y León. /
Soraya Mayo, presidenta de ATA en Castilla y León.

La Comunidad perdió el 7,3% de sus trabajadores por cuenta propia entre julio de 2009 y ese mismo mes de 2018 cuando España ganó un 1,3% de profesionales

Leonoticias
LEONOTICIAS León

ATA constata que Castilla y León aún no ha acometido una «apuesta decidida» por el colectivo de autónomos y traslada a la autonomía que «debe darse prisa y aprovechar las medidas puestas en marcha a nivel nacional y complementarlas con otras propuestas que favorezcan el relevo generacional y la innovación en los sectores más tradicionales».

Y es que un informe de la asociación pone de relieve que España ya cuenta con un 1,3 por ciento más de trabajadores por cuenta propia que antes de la crisis, 3.251.944 en julio de este año, frente a los 3.208.725 de ese mismo mes en 2009.

Sin embargo, no todas las autonomías se comportan igual, y Castilla y León lidera la pérdida de efectivos del conjunto nacional. En concreto, la Comunidad cerró el mes pasado con 197.455 cotizantes al Reta, con un descenso porcentual del 7,3 por ciento, seguida en la vertiente negativa por Asturias, que perdió un 7,1 por ciento, y Galicia, con un 6,6 por ciento menos de autónomos.

Entre las que sí ganan trabajadores por cuenta propia destaca el crecimiento de los autónomos canarios que suman un 14,4 por ciento de afiliación, pasando de 107.617 en 2009 a 123.080 en julio de 2018. Baleares es la segunda comunidad autónoma con mayor crecimiento (11,4 por ciento), seguida de Andalucía (9,3 por ciento) y Madrid (7,7 por ciento). Comunidad Valenciana, tanto en números absolutos como porcentualmente es la quinta en crecimiento (5.519 autónomos más, con una subida del 1,6 por ciento).

«Las comunidades que hacen apuestas decididas por los autónomos han recuperado sus cifras precrisis y han consolidado nuevos negocios de autónomos que ya no volverán a trabajar en sectores tradicionales porque han visto una nueva oportunidad», resumen desde ATA.

Cambio de perfil

El documento, recogido por Ical, también revela que el perfil del autónomo ha evolucionado tras la crisis. En concreto, el Reta ha duplicado los autónomos que se dedican a sectores como las actividades inmobiliarias (más 52 por ciento), actividades sanitarias (más 50,7 por ciento), o educación (49,2 por ciento). Destaca también el incremento de un 39,2 por ciento de los autónomos que desarrollan su actividad en el sector de la comunicación y del 38,8 por ciento de los que lo hacen en actividades profesionales, científicas y técnicas.

Los sectores llamados tradicionales o crecen en porcentajes muy inferiores o descienden. Es el caso de la hostelería que ha incrementado desde julio de 2009 a julio de 2018 un 1,2% por ciento los autónomos que se dedican a esta actividad. La construcción es el sector que más ha visto reducir sus autónomos (menos 21,6 por ciento), seguida de la agricultura (9,8 por ciento), industria (7,4 por ciento) y los transportes (5,6 por ciento).

«En una década hemos vivido una de las peores crisis y una gran revolución. El mercado laboral ya no volverá a ser lo mismo y lo demuestra que aunque los sectores tradicionales siguen abarcando a la mayoría de las actividades de los autónomos, son los nuevos emprendedores los que demuestran con innovación, talento y tecnología que hay otros nichos de mercado a completar y otra forma de ganarse la vida. Los profesionales han encontrado en el autoempleo una salida más de factible, como lo han hecho los mayores de 40 años y en especial las mujeres.», indicó Lorenzo Amor, presidente de ATA.

<b>Edad y sexo</b>

El estudio también revela que los autónomos de más de 40 años son los que más han incrementado sumando 282.915 más de esta franja de edad durante el periodo de estudio. De hecho los autónomos de más de 40 años representaban el 65,2 por ciento del total (3.208.725 personas) en julio de 2009 y en julio de 2018 son el 73 por ciento. Dentro de esta franja, destaca el incremento de los autónomos que tienen entre 55 a 64. Pasan de 634.482 en julio de 2009 a 728.525 autónomos, un incremento del 14,8 por ciento. Al igual que los mayores de 65 que casi han duplicado su número (más 46.733 autónomos). «Los mayores de 55 han encontrado en el autoempleo una solución ante la dificultad de encontrar un trabajo por cuenta ajena del que les expulsó la crisis. Su valor añadido es la experiencia y como autónomos han podido diversificar y aplicar esta experiencia en más campos y con más empresas», aseguró Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Cabe destacar también que son ellas las que protagonizan el emprendimiento en estos años. Las cifran arrojan un resultado negativo en el caso de los varones con una pérdida del 1,9 por ciento de la afiliación al RETA frente al crecimiento del 7,9 por ciento de las autónomas desde julio de 2009.

En cuanto a la antigüedad de los negocios de los autónomos destaca que se ha incrementado tanto los que llevan menos de un año en su negocio pasando del 9,8 al 16,5 por ciento como los que llevan de 3 a 5 años (del 9,8 al 12,1 por ciento) «confirmando que la tarifa plana sirvió para poner muchos negocios en marcha que se han mantenido en el tiempo y que reclama nuevas medidas en apoyo a la consolidación de esos negocios que ahora llevan menos de un año». Los autónomos con más de 3 años de antigüedad aumentan del 65,6 al 66,2 por ciento. Más de la mitad de los autónomos cuentan con 5 o más años de antigüedad (54,1 por ciento).

Contenido Patrocinado

Fotos