Dakar

Nani Roma, a la espera de un golpe de fortuna

El piloto español Nani Roma, durante el Dakar 2019. /Reuters
El piloto español Nani Roma, durante el Dakar 2019. / Reuters

El español aprovecha los problemas de Peterhansel para hacerse con la segunda posición por detrás de Nasser Al Attiyah, líder destacado

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

El Dakar, y especialmente esta edición 2019, ha demostrado en infinidad de ocasiones que hasta que no se alcance la meta del último día, no se puede dar nada por hecho. Por eso, aunque Nasser Al Attiyah llegó a Pisco con una sobrada ventaja en la general, no debería poner a enfriar aún el champán de celebración del que apunta a ser su tercer trofeo 'touareg'.

Las lógicas reservas no impiden que sea el gran favorito. Cuenta con más de 45 minutos de ventaja sobre el segundo clasificado a falta de dos jornadas, por lo que puede permitirse el lujo de apostar por aflojar el ritmo para intentar que la mecánica o un mal paso por las dunas de regreso a Lima le deje con la miel en los labios. Esto es, precisamente, lo que espera que ocurra Nani Roma. El español ha visto cómo la fortuna le ha sonreído a él tanto como le ha dado la espalda a Stepháne Peterhansel, que se dejó 24 minutos y cae de la segunda posición, pero tiene a Sebastien Loeb a rueda, a sólo 16 segundos, después de que el galo conquistase la etapa.

El mejor espejo en el que puede mirarse Al Attiyah para no confiarse es Ricky Brabec. El estadounidense salió de San Juan de Marcona como líder, pero a los 56 kilómetros de especial cronometrada tuvo que abandonar con el motor de su Honda roto. El nuevo líder es Toby Price, pero sólo tiene un minuto de margen con Pablo Quintanilla.

El infernal día de Carlos Sainz

Mientras Al Attiyah y Roma se mantienen con razonable tranquilidad, de momento, en carrera y encaminados hacia la meta de Lima del jueves, para otros está siendo un Dakar muy complicado.

A Stepháne Peterhansel se le puso cuesta arriba la posibilidad de pelear por la victoria con Al Attiyah antes de afrontar esta segunda semana, y este martes perdió más de 20 minutos en las dunas.

Mucho peor le fue a Carlos Sainz. El madrileño, que ya acumula más de seis horas de retraso con el liderato, admitió después de la etapa que había sido «uno de los días más complicados» de su extensa carrera deportiva. El motivo: se quedó sin dirección asistida al principio de la especial y tuvo que pilotar más de 230 kilómetros por las dunas con el coche seriamente dañado y muy duro de manejar. Se llegó a plantear abandonar, pero su innegable carácter ganador le hicieron llegar a meta.

Para Sebastien Loeb está siendo un Dakar muy complicado, pero eso no le ha hecho arrojar la toalla. El francés perdió buena parte de sus opciones el lunes, pero este martes demostró que aún no ha olvidado cómo ganar ni se va a rendir. Pese a salir dos horas después de Al Attiyah, el nueve veces campeón del mundo de rallies sacó todo lo que tiene junto a su copiloto Daniel Elena para llevarse la victoria cuando ya habían pasado varias horas desde que el líder de la general había entrado en meta. El arreón en la segunda parte de la especial que dio Loeb demostró un pundonor a la altura de su legendario palmarés. Le sacó más de siete minutos a Al Attiyah y ahora está a apenas unos segundos de Roma, que es segundo en la general.

Aunque Nani Roma no pudo pelear por la victoria en ningún momento, 'sólo' cedió ocho minutos y medio con Al Attiyah. No puede hacer otra cosa que no fallar, algo que debe esperar del catarí, si quiere mantener sus opciones. La jornada de este miércoles, en el bucle de Pisco, le dará una nueva oportunidad… pero Loeb promete batalla.

Todo a favor de KTM… otra vez

Si la suerte del campeón existe, la fábrica de KTM es el mejor ejemplo. La octava etapa del Dakar se llevó por delante las opciones de dos pilotos que aspiraban a acabar con el reinado de la marca austriaca que comenzó en el 2000. El primero en caer fue el que salió líder, un Ricky Brabec que tuvo que saltar de su moto cuando, en el kilómetro 56 de la especial, el motor de su Honda se rompía. La desesperación que tenía era total, pero el que podía haber heredado su posición de privilegio en la general pronto se vio con problemas: Adrien Van Beveren también sufría al manillar de su Yamaha y se dejaba más de 11 minutos.

Los grandes beneficiados fueron los de siempre, los hombres de KTM, que vieron cómo Matthias Walkner se hacía con la victoria sobre Pablo Quintanilla por sólo 45 segundos. El nuevo líder es Toby Price, ganador en 2016, y que no podrá dejar nada al azar en lo que queda de raid: sólo tiene un minuto sobre el piloto chileno de Husqvarna.

Temas

Dakar
 

Fotos