GP de Austria

Piloto con talento, moto equivocada

Danilo Petrucci, durante la carrera en Austria./EFE
Danilo Petrucci, durante la carrera en Austria. / EFE

Zarco sorprende negociando la rescisión de su contrato con KTM para 2020

BORJA GONZÁLEZSpielberg (Austria)

El mercado de fichajes de MotoGP se convierte en una distracción que revolotea sobre la competición. En 2019, la mayoría de pilotos están en el primero de los dos años de unos contratos que vencerán a finales de 2020. Uno que no estaba cerrado, Danilo Petrucci, recibió su recompensa tras ganar la carrera de Italia; también la escudería española Reale Avintia amplió el contrato con Tito Rabat, mientras que otro de los pocos con sólo este curso garantizado, Jack Miller, sorprendía con sus declaraciones en Austria después de que se llevase unas semanas dando por hecha su renovación con la escudería Pramac Ducati, con la que en este año ha subido dos veces al podio. «No le daba credibilidad antes de este fin de semana, pero parece que hay algo de verdad», afirmaba dando veracidad a las informaciones que contaban un movimiento de Ducati con el consentimiento de Jorge Lorenzo para intentar acomodarle en el puesto de Miller ya para 2020, con la derivada de tener que recibir el visto bueno para la ruptura del contrato por parte de Honda. Aunque las noticias alrededor de Lorenzo no acabaron ahí.

Gigi Dall'Igna, máximo responsable de Ducati, reconoció tras la victoria de Andrea Dovizioso que habían sopesado la posibilidad de hacerse con los servicios del mallorquín, en el convencimiento de que, viendo lo que hizo en 2018, es el piloto adecuado para plantar cara a Márquez. «Soy el director general de Ducati y mi obligación es intentar tener sobre la moto al mejor piloto posible, si se genera una posibilidad. Si luego se puede llevar a cabo o no depende de otros factores. Pero como director general, mi trabajo es tener a los mejores posibles», dijo en el Red Bull Ring, sentenciando posteriormente que no creía que la posibilidad de tener a Lorenzo siguiese en pie, aunque Ducati tendría la libertad de 'recuperarle' para 2021 si cumpliese su contrato actual. Por si fuese poco, la publicación Motorsport informaba de otro movimiento para ver si existía la posibilidad de retornar a Yamaha, dentro de la escudería satélite Petronas. Tanteos de opciones que su manager no desmintió. Todo esto comienza a consolidar la sensación de que Lorenzo ha encontrado en la Honda una montura que no sabe explotar y que, de momento, le trae de cabeza. De momento, porque con su currículo muy pocos se atreven a descartar al cien por cien que vaya a conseguir ser rápido con su actual moto. Con todo esto, estos movimientos sí que apuntan a la incómoda situación que vive, algo que no es nuevo. Valentino Rossi nunca fue capaz de rendir con la Ducati, y tuvo que darse por vencido, lo mismo que Cal Crutchlow, que en 2014 anunció que renunciaba a su segundo año en el equipo oficial de la marca italiana. Algo similar a lo que ha decidido Johann Zarco.

Fichado para ser el número uno de KTM, marca que creía iba a dar un salto de calidad competitiva con el francés, ha sufrido un calvario desde que se subió por primera vez a la moto naranja, mientras que al otro lado del 'box', Pol Espargaró ha seguido tirando del carro de su escudería como ya venía haciendo en 2017 y 2018. Lo sorprendente de Zarco, que había hecho mucho en su debut en MotoGP con brillantes actuaciones con la Yamaha satélite del equipo Tech3 (seis podios y cinco poles en dos años), es que pidió este mismo fin de semana en Austria al propietario de KTM, Stefan Pierer, que le liberase de su segundo año de contrato, argumentando que no era feliz y que no disfrutaba pilotando su moto. «Tengo la oportunidad de hacer el mejor trabajo del mundo y quiero hacerlo con una sonrisa pilotando por los podios», escribía en sus redes sociales este mismo lunes, a la vez que la marca naranja emitía un comunicado confirmando el acuerdo y añadiendo que habían tratado sin descanso de adaptar su moto a los deseos y requisitos del francés, a la vez que comparaba su situación con la de su compañero. «Pol Espargaró se clasificó regularmente para la Q2 y persistió en su lucha por los diez primeros puestos». Zarco tratará de terminar de la mejor manera posible el año, para intentar encontrar un destino satisfactorio para 2020, sin descartar tomarse un año de descanso si no le sale nada que le merezca la pena. Un ejemplo más de que, en motociclismo, dos más dos no siempre son cuatro, y que el talento para pilotar rápido cualquier moto no es algo muy habitual, un hecho que ha realzado el valor de los pilotos que han triunfado con más de un marca en la clase reina.