Temporada 19-20

Jorge Lorenzo comenzará lastrado su reto en Honda

Jorge Lorenzo comenzará lastrado su reto en Honda

El piloto mallorquín ha sido intervenido este lunes de un fractura de escafoides en su mano izquierda y ha sido declarado baja por el Repsol Honda para el primer test de MotoGP en 2019 que se celebrará a partir del 6 de febrero en Sepang (Malasia)

BORJA GONZÁLEZ

La experiencia de Jorge Lorenzo con Honda comenzó el pasado 20 de noviembre en Valencia en silencio, con el contrato con Ducati aún en vigor, y mermado físicamente, al encontrarse todavía en esos momentos en el proceso de recuperación, precisamente, de una operación en su muñeca izquierda (en aquel caso por una rotura en un ligamento) para recuperar una lesión producida en Tailandia y que amargó su final de temporada.

El segundo asalto con la Honda, a finales de noviembre en Jerez, le permitió una mejor aproximación a su nueva montura pese a que su estado físico no había alcanzado aún el cien por cien. «Venía de una moto muy grande y muy alta, quizás un pelín demasiado grande para mi estatura. La Honda es una moto más compacta, más pequeña y baja, con la que llego mejor al suelo. Me sentí un poco más seguro a la hora de entrar en las curvas. La primera impresión fue positiva y vi mucho potencial», explicaba a principios de este año Lorenzo en una entrevista difundida por Repsol y que inauguraba oficialmente la relación entre el piloto y la escudería más laureada de MotoGP, que cuenta en sus filas al cinco veces campeón de la categoría, Marc Márquez.

Precisamente, este miércoles, el Repsol Honda se pondrá de largo en Madrid en un evento en el que estarán sus dos estrellas: Márquez, que lleva todo el invierno trabajando en la recuperación de su hombro izquierdo, del que se tuvo que operar el pasado 4 de diciembre, y Lorenzo, 24 horas después de recibir el alta de la operación a la que se ha tenido que someter este lunes.

El español se dañó la mano izquierda entrenando dirt track (la especialidad de óvalo en tierra que tan de moda ha puesto Márquez como entrenamiento) este pasado fin de semana en un circuito cercano a Verona (Italia). Tras pasar revisión en una clínica de la zona y confirmar que se había dañado el escafoides, decidió pasar por el quirófano lo antes posible para acelerar su recuperación. Una operación que ha consistido en la inserción mediante una técnica mínimamente invasiva de un tornillo de titanio para fijar la fractura.

Una lesión complicada que requiere de una perfecta curación (se calculan unos cuatro días de reposo hasta poder empezar con el trabajo de fisioterapia), motivo por el cual Honda ha decidido que Lorenzo se salte el primer entrenamiento de la pretemporada de MotoGP en 2019 en Malasia, que arrancará el 6 de febrero. En un comunicado oficial la marca japonesa apunta a la segunda y última prueba previa al inicio de la temporada (este año se han pasado de tres a dos tests) que tendrá lugar en Catar del 23 al 25 de febrero como momento del regreso a la acción de su nuevo piloto, apenas trece días antes de que el Mundial arranque en ese mismo escenario (el Circuito de Losail), donde se disputará la primera carrera el 10 de marzo.

Una complicación para Lorenzo que afronta el reto de ser competitivo como lo fue con la Yamaha y como apuntó con claridad con la Ducati, esta vez en menos tiempo del que necesitó con la moto italiana y con la presión de tener al otro lado del box al número 1 del campeonato.

 

Fotos