Entrevista

Jorge Lorenzo: «En el deporte en general se es muy cortoplacista»

Jorge Lorenzo. /Filip Singer (Efe)
Jorge Lorenzo. / Filip Singer (Efe)

El mallorquín, ganador de la última carrera disputada en Austria, afronta su final en Ducati con la vista puesta en un futuro en Honda y con la idea de terminar este 2018 en lo más alto de MotoGP

BORJA GONZÁLEZCircuito de Silverstone

Generó tantas dudas que terminó puesto en el mercado a un precio mucho menor del que él consideraba que valía. Parecía en fuera de juego y, de repente, volvió. Jorge Lorenzo, ganador en la última carrera disputada en Austria, afronta su final en Ducati con la vista puesta en un futuro en Honda y con la idea de terminar este 2018 en lo más alto de MotoGP.

-¿Está en su mejor momento?

El hecho de sufrir complicaciones para adaptarme a la Ducati me ha hecho adquirir nuevas habilidades que antes no tenía: mejorar el físico, usar el freno de atrás, aprovechar la estabilidad en frenada y la aceleración sacrificando el paso por curva. Sobre todo eso, convertirme en un gran frenador para ser competitivo, porque quizás en estos momentos sea el piloto de Ducati que mejor frena, por la telemetría incluso mejor que Dovizioso y Petrucci, que frenan muy fuerte. No te queda más que estudiar mucho, darle vueltas a la cabeza para conseguir soluciones y tirar para adelante, y eso te convierte en un piloto más completo que antes, por ejemplo para el hecho de cambiar de fábrica.

-¿Estaba preparado para vivir lo que ha vivido? Se le puso en entredicho.

Yo me decanté por el cambio a Ducati para buscar nuevos estímulos, para llevar una moto diferente, para trabajar con gente diferente, para conseguir cosas diferentes, porque en Yamaha más no podía conseguir. Ganar con Ducati era algo especial, que sólo ha hecho Stoner, por eso me cambié aun sabiendo que me iba a costar al principio. Pero, sinceramente, no pensé que me costaría tanto, pensaba que ya el primer año conseguiría ser rápido y conseguiría victorias. Fui rápido pero no lo suficiente como para ganar carreras. No esperaba terminar séptimo el Mundial, no esperaba sufrir tantas dificultades. En mi opinión, en el deporte en general, y en el motociclismo en particular, se es muy cortoplacista y la teoría de que vales lo que vale tu última carrera no es cierta al cien por cien, pero se acerca mucho a esa realidad. Si lo comparamos con la Bolsa, mis acciones bajaron muchísimo, Ducati decidió vender y otro equipo cogió las acciones muy bajas en el mejor momento.

-¿En algún momento pensó que no iba a ser posible triunfar con Ducati?

No, incluso Quique (Pintor) mi asistente, Albert (Valera) mi mánager, y otros me decían que no era mi moto, y yo seguía empeñado en que lo iba a conseguir, y decía que faltaba muy poco para hacerlo. Y en realidad faltaba menos de lo que la gente pensaba, era cuestión de encontrar la energía suficiente para aguantar toda la carrera, porque la velocidad ya la tenía, para al menos liderar entre siete y quince vueltas. Faltaban las últimas cinco, seis o siete.

-¿Falló en algo el año pasado?

Creo que se infravaloró por parte de Ducati pero creo que también por la mía lo difícil que es ahora mismo en MotoGP cambiar de fábrica, sobre todo si llevas en la misma nueve años, y si tienes un estilo de pilotaje muy definido y muy marcado. Yo soy un piloto que hasta que no tiene todo en su sitio y no se siente seguro al cien por cien no está cómodo, no soy un 'descerebrado' o uno instintivo que arriesga sin tenerlo todo controlado. Necesito entenderlo todo y tenerlo todo bajo control. Y cuando lo tengo, voy, y ahí ya se me queda todo, no sufro ningún bajón, lo mantengo y voy aumentándolo poco a poco. Eran muchas cosas las que tenía que poner y que cambiar, muchas piezas del puzle que tenía que encontrar y que poner en su sitio, muchas cosas que tenía que cambiar de mi estilo de pilotaje, y también no sólo modificar mi estilo para adaptarme a la moto sino también poner la moto poco a poco para que ayudase a mi estilo. Era un trabajo a dos bandas.

-¿Esto le puede ayudar para el año que viene?

Seguro que sí, pero lo vuelvo a repetir: otro cambio a otra moto nueva, totalmente diferente, porque tengo claro que mi nueva moto será muy diferente a la que llevo actualmente, no será fácil al principio. Pero en principio creo que me va a costar menos que con la Ducati.

-Cuando escucha a los jefes de Ducati halagos y frases de cierto arrepentimiento por dejarle marchar, ¿cómo se lo toma?

Seguramente piensan más de lo que expresan porque en cierta forma no pueden expresar todo lo que están pensando, se deben a una fábrica y tienen que defender una decisión de alguien que quizás está por encima de ellos a nivel de decisión en la empresa. En su momento era difícil seguir creyendo en Jorge Lorenzo después de un año y medio complicado. Un poco se infravaloró lo que había conseguido yo en el pasado, no sólo con Yamaha, sino con diferentes motos en diferentes categorías, esa visión cortoplacista del deporte, y era difícil. Me pongo en su lado y quizás era un poco difícil pero se infravaloró un poco la capacidad mía como piloto.

-Podría haber sido campeón con Ducati…

Puede ser, yo creo que sí. Al menos yo llegué para intentar conseguirlo. Este año habría sido difícil por los errores, pero el año que viene no se sabe qué hubiera podido pasar…

Contenido Patrocinado

Fotos