Motociclismo | Test

Los españoles sonríen tras la última prueba de MotoGP pre Mundial

Maverick Viñales. /Reuters
Maverick Viñales. / Reuters

Viñales manda en la tabla de tiempos tras tres días en Catar de los que tanto el de Yamaha, como Rins con la Suzuki y el campeón Márquez salen satisfechos y con las máximas aspiraciones.

BORJA GONZÁLEZ Circuito de Losail (Catar)

Losail no es un circuito de fiar. Las conclusiones que se sacan en el trazado del desierto qatarí, esta vez con el viento, el frío y la humedad como protagonistas, no deben extrapolarse al resto del calendario, un hecho que genera ciertas dudas después de la pretemporada 2019, la más corta que se recuerda, con sólo dos entrenamientos (este y el de Malasia). Aunque sí que estos tres días, sumados a los de Sepang y a lo visto en las dos pruebas de 2018 en Valencia y Jerez, dan pistas del estado de MotoGP.

En primer lugar, la certeza de que estamos ante la temporada con mayor nivel de motos en mucho tiempo, descontando como hecho cierto la calidad de los 23 pilotos que completan la parrilla 2019 (con hasta once campeones del mundo, siete que ya saben lo que es ganar en la clase reina, y trece subir al podio, teniendo en cuenta la presencia de cuatro novatos). Ducati ha mantenido la línea del final de 2018, lo que ha permitido que sus pilotos no hayan necesitado volverse locos con las probaturas, algo parecido a la situación de Suzuki (con mejoras tanto en estabilidad en frenada como en punta de velocidad, dos de sus puntos débiles) y de Honda, a la que no ha parecido penalizar los problemas físicos de sus principales tres pilotos (Márquez, Lorenzo y Crutchlow); por su parte, Yamaha también ha evidenciado una mejoría, aunque no suficiente si nos atenemos a lo analizado por sus pilotos, porque en la tabla de tiempos la marca japonesa brilló por encima del resto, con Viñales primero, el sorprendente novato Quartararo segundo, Rossi quinto y Morbidelli séptimo.

«Me siento cómodo con la moto y sobre todo puedo apretar y pilotar a mi manera, y eso es muy positivo» Maverick Viñales

«Para Catar tenemos a varias Yamaha delante, aunque en ritmo creo que todavía estamos un poco por detrás de los más rápidos», analizó Rossi, muy desdibujado en la segunda jornada pero que en la tercera dio un evidente paso hacia adelante. «Me siento cómodo con la moto y sobre todo puedo apretar y pilotar a mi manera, y eso es muy positivo», comentó por su parte Viñales. «Pero tendremos que mejorar el agarre, que es lo importante de cara a la carrera. Aún no me siento al nivel de los demás, hay que mejorar. Está claro que nuestra moto tiene cosas positivas, en las curvas rápidas funciona muy, muy bien, pero todavía debemos mejorar el grip en máxima inclinación, tanto el delantero como el trasero», añadió el catalán, señalado tanto por su compañero de equipo como por sus rivales como uno de los candidatos a ganar en la primera carrera.

«A una vuelta ves a Lorenzo, a Quartararo y a Valentino, pero en cuanto a ritmo somos cuatro: Viñales, Rins y las Ducati, que creo que no lo han mostrado todo», explicó por su parte Márquez, satisfecho con cómo llega al arranque del curso, también por la parte física, con la prueba de fuego de una caída en el último día en la que comprobó el estado de su hombro. «Estoy preparado para el arranque del Mundial. Tenemos un muy buen ritmo, que en Catar es importante. Si coges los papeles, estoy preparado para pelear por el podio; no veo a nadie que a nivel de ritmo esté muy por delante. Empiezo la temporada como quería», confesó.

«Estoy preparado para el arranque del Mundial y tenemos un muy buen ritmo, que en Catar es importante» MArc Márquez

Rins, por su parte, volvió a dejar claro que tanto él como la Suzuki (algo que también se constató con el buen rendimiento del novato Mir) están ya para pelear por todo, sin esconder el objetivo de la pelea por ganar carreras. En cuanto a Ducati, Petrucci demostró con un muy consistente simulacro de carrera que no quiere dar la razón a los que señalan el error de la marca de darle la moto oficial en detrimento de Lorenzo (otro que mejoró, pese a una caída, aunque aún confiese necesitar más tiempo para acomodarse a su Honda, más tras su corta pretemporada).

Mientras, Dovizioso, considerado como uno de los fijos para estar siempre delante, y más en Losail, donde ha ganado en los dos últimos años, dejó más dudas tras su pobre decimoquinto en la combinada final de los tres días. «No me ha quedado muy clara la cosa, aunque no puedo estar preocupado», explicó antes de emprender el regreso a casa. «Es verdad que no he terminado este test con sensaciones óptimas pero he conseguido marcar un buen ritmo, así que tengo que mantenerme relajado y concentrado». En poco más de una semana las motos volverán a rodar en Losail, esta vez en serio. Será el momento de entender qué puede deparar uno de los campeonatos más atractivos de los últimos años, con una potente caballería española en busca de protagonismo.