GP Aragón

Lorenzo se impone en el tridente de MotoGP

Lorenzo celebra su pole junto a Dovizioso y Márquez./REUTERS
Lorenzo celebra su pole junto a Dovizioso y Márquez. / REUTERS

El de Ducati logró la tercera 'pole' consecutiva por delante de su compañero Andrea Dovizioso y Marc Márquez

BORJA GONZÁLEZAlcañiz (Teruel)

El sábado volvió a cumplirse el guión previsto para MotoGP, algo que se espera que se repita para la carrera. La pole fue, otra vez, para Jorge Lorenzo, la tercera consecutiva, con Andrea Dovizioso segundo a 14 milésimas de segundo, y Marc Márquez tercero a 79 del mallorquín. Los tres pilotos que están protagonizando el Mundial desde que este regresase del mini parón veraniego, un periodo con cuatro carreras disputadas (y una anulada, la de Inglaterra) en la que las victorias se las han repartido los dos pilotos de Ducati, en un momento en el que Márquez puede jugar con su jugosa ventaja en la general para intentar asumir los menos riesgos posibles.

Aunque al Motorland de Aragón el líder llegó con el pensamiento de intentar ganar de nuevo, sobre todo por el cariño especial que le tiene al circuito turolense. «Estamos ahí, creo que muy a la par», explicó el de Cervera algo frustrado por no haber logrado la pole en una extraña sesión en la que los pilotos perdieron más tiempo de la cuenta en evitar tirar de sus rivales. «Dependiendo de cómo me encuentre en pista podremos optar por una cosa o por otra», añadió en referencia al posible enfoque de una carrera en la que, probablemente, sea el que más tiene que perder, una vez que tiene controlado que, hoy por hoy, los rivales son solo dos. «Tenemos que controlar bien esto. Parto como en todas las carreras, a intentar ganar. Luego durante las cinco o seis primeras vueltas ya ves si estás en uno de esos días en los que te encuentras bien o algo falla. Allí es donde tenemos que saber entenderlo, pero con tanta temperatura en la pista es crítico».

El marcaje principal, en cualquier caso, tendrá que hacerlo al segundo de la general, Dovizioso, que coincidió con su rival en que la de este domingo será una carrera muy de estrategia, de intentar entender cómo están los otros dos contendientes y de cuál es el mejor momento para apretar sin arriesgar más de la cuenta comprendiendo cómo va actuando la pista sobre los neumáticos y su nivel de desgaste. «En Misano creía que no se podía tirar y Dovizioso tiró bastante fuerte toda la carrera y le aguantaron las gomas, así que dependerá del calor, de la pista y de la carrera de Moto2.

«Es como tirar una moneda al aire, pero lento no puedes ir si quieres ganar», comentó por su parte Lorenzo, que reconoce también ser el que más puede arriesgar de los tres que están marcando este tramo crucial de la temporada. Un periodo en el que han asomado algo otros pilotos como Cal Crutchlow o Alex Rins (también se espera que puedan aparecer otros como Andrea Iannone o Dani Pedrosa, más sólido que en anteriores fines de semana), y en el que se ha evidenciado de manera alarmante el preocupante estado de Yamaha. Porque en la marca japonesa el panorama siguió siendo igual de descorazonador.

Ninguno de sus cuatro pilotos pasó directamente a la Q2, y de los cuatro solo Maverick Viñales logró entrar en esa pelea por los doce mejores puestos al terminar primero en la Q1. Johann Zarco se tuvo que conformar con el decimocuarto puesto de la parrilla, aunque saldrá duodécimo por las sanciones al propio Viñales y a Morbidelli por estorbar a Bradley Smith en esa Q1; Valentino Rossi saldrá mañana decimoséptimo (también ganando en su caso una plaza por las seis perdidas por Morbidelli). Algo casi histórico. Desde 1996, su año de debut en el Mundial, Rossi sólo ha salido dos veces desde un peor puesto en una parrilla: en Valencia en 2015 por la sanción tras el famoso incidente en Sepang con Márquez (vigésimo sexto y último), aunque en el oficial había sido tercero; y en Qatar en 2004, también por una sanción después de haber sido octavo. En estos dos casos fue último. Sin sanción de por medio el italiano también fue decimoctavo en Assen en 2006, aunque ahí con la eximente de competir lesionado tras sufrir una fractura en su mano en los entrenamientos libres; y en competición pura, digamos que 'sin excusas', hay que remontarse a su año de debut, a su segunda carrera en 125cc en Indonesia, donde terminó en el mismo puesto que ocupará este domingo en el Motorland de Aragón (aunque por entonces las líneas eran de cuatro pilotos y no de tres, lo que hace que la distancia con el primero sea todavía mayor).

«Es difícil para todo el mundo trabajar así, para los pilotos, que necesitan sentirse inspirados sobre la moto para dar el máximo, y para el resto del equipo», reconoció Rossi. «El problema de esta situación es que necesitas mucho más trabajo para unos resultados mucho peores y mantener la motivación así es difícil. Pero, bueno, estamos cerca del domingo por la noche. Hay que tratar de hacer la carrera más rápida para que termine lo antes posible porque, según estamos, creo que nos van a meter 30 segundos.».

 

Fotos