Márquez se saca otra 'pole' de la manga

Márquez, durante la competición. /
Márquez, durante la competición.

El líder, Lorenzo y Rossi llegan igualados a la carrera de Brno

BORJA GONZÁLEZ

La teoría del inicio del año decía que Marc Márquez iba a tener que afrontar el reto de pelear por el Mundial de MotoGP en inferioridad de condiciones técnicas, con la potente Yamaha y el campeón Jorge Lorenzo como máximos favoritos a repetir título. Pasados diez Grandes Premios Márquez encara la segunda mitad del campeonato con 43 puntos de ventaja respecto al mallorquín, con un pilotaje cerebral que rompe su tradicional esquema de todo o nada y que le ha permitido aprovecharse de los fallos de los pilotos de Yamaha. Aunque Márquez no ha perdido su esencia. En Brno dio un buen ejemplo de ello el viernes, cuando salvó una caída cuando su moto andaba por los 47.5 grados de inclinación; también el sábado, firmando su pole número 63 en el Mundial, con 23 años, las mismas con las que cuentan, precisamente, sus dos principales rivales: Lorenzo, de 29 años, y Rossi, de 37. Una pole ésta inesperada, sobre todo después de que durante el primer libre de la mañana Lorenzo golpease a sus rivales con un tiempo que hacía prever una pole de récord: buenas condiciones de pista, la Yamaha funcionando a las mil maravillas, los elementos perfectos para que explotase su preciso estilo de pilotaje, el que le permite parecer inalcanzable. Bueno sí, quizás no esperaba el tiempo de Marc, reconoció Lorenzo ante la pregunta de si le había resultado una decepción no terminar primero.

Después de estar en el FP3 a 0.9 Después de ver eso no era muy optimista con poder conseguir la pole, se sinceró Márquez, que aprovechó la rueda de Pol Espargaró para mitigar los problemas de aceleración de su Honda a la vez que rebasaba con firmeza en el final de su giro a Rossi, que andaba pegado a la rueda del de Granollers. En el FP4 hemos hecho una gran mejora y quizás estoy más contento con eso que con la pole, porque es sólo una vuelta. Ese detalle, la mejoría en el último libre, es el que terminó por incluir su nombre en el grupo de favoritos para pelear por la victoria el domingo, un grupo en el que ya estaban las dos Yamaha oficiales y también la Ducati del ganador en Austria, Andrea Iannone tercero en la parrilla de salida-. Lorenzo ha sido rápido todo el rato, con un ritmo muy bueno, pero Márquez en el FP4, incluso con los neumáticos usados, ha estado muy fuerte, analizó Rossi, que atorado en el tráfico del oficial sólo pudo terminar sexto, por detrás de Aleix Espargaró y de Héctor Barberá. Así que Marc también tiene el ritmo, también Iannone. En mi opinión, en estos momentos estamos estos cuatro, aunque mañana puede cambiar todo, también porque si esta noche llueve y se lava toda la pista, mañana, aunque fuese en seco, cambiarían las condiciones y será un poco difícil.

La lluvia, factor clave

Eso, la lluvia, es uno de los factores claves para lo que viene el domingo. Los pilotos contaban antes de irse a dormir con que iba a ponerse a llover durante la madrugada, también durante la mañana del día de carreras, sobre todo en el turno de los pilotos de Moto3. Y que durante la prueba de la clase reina el cielo iba a dar una tregua. Un escenario basado en las hipótesis pero sobre el que los equipos fueron preparando sus planes a lo largo de la tarde del sábado. Para mí es mejor que haga calor, pero no porque yo vaya mejor, sino porque los otros van peor, comentó entre sonrisas Márquez ante la perspectiva de una bajada de temperaturas. Nunca se sabe lo que puede pasar el domingo, porque al final estamos haciendo cuatro o cinco vueltas seguidas y no es lo mismo tener que hacer veinte, cambia mucho la cosa y vamos a ver qué es lo que sucede a mitad de carrera con las tres motos, vamos a ver qué moto gestiona mejor los neumáticos y qué moto te permite seguir rodando en 56 bajos hasta el final, explicó Lorenzo, el favorito en condiciones normales.

Esa lluvia prevista para Moto3 puede ser el salvavidas al que se aferre Jorge Navarro, con opciones poco claras a pelear el título a Brad Binder que logró la pole sobre todo después de clasificarse en un discreto duodécimo puesto, en una jornada en el que el mejor español fue el madrileño Jorge Martín, cuarto. Y los efectos de la climatología también podrían ayudar al desdibujado Alex Rins, que in extremis logró el séptimo puesto de la parrilla, aunque con muy malas sensaciones en un día en el que el líder Johann Zarco volvió a demostrar con su pole que está en el mejor momento de su carrera deportiva, y en el que Alex Márquez fue el mejor español tercero con su mejor resultado en una parrilla de Moto2.