GP de México

Verstappen, el perejil en la salsa de Hamilton

Max Verstappen durante la sesión de libres./AFP
Max Verstappen durante la sesión de libres. / AFP

El holandés se lleva la frenética jornada del viernes en el GP de México y deja abierta la pelea por la pole, con Vettel y Hamilton guardándose para la clasificación | Sainz acaba en una espectacular tercera plaza, con Alonso lejos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Aunque todas las miradas están puestas en el más que probable pentacampeonato de Lewis Hamilton, Max Verstappen sigue empeñado en ganar su cuota de protagonismo en esta recta final de la temporada. Si ya estuvo envuelto en la refriega de Austin, esta vez en México apunta a ser uno de los grandes candidatos no sólo al podio, sino a la pole e incluso a la victoria, si se mantiene lo mismo que se vio en la sesión de libres.

Durante el GP de Estados Unidos, el distinto desgaste de los neumáticos y sus consecuencias directas en las estrategias fue un factor clave para cómo se escribió la carrera. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas vieron cómo sus neumáticos aguantaron menos que los de sus rivales debido a que cambiaron las llantas traseras de sus monoplazas para evitar una posible y temida reclamación de Ferrari.

En los entrenamientos libres de este viernes, fueron los neumáticos hiperblandos los que pusieron a los pilotos en alerta. Durante la primera tanda especialmente, la degradación fue altísima. «Parece chicle», «esto no hay quien lo lleve, no me dura ni una vuelta», «necesito cambiar de ruedas» fueron sólo algunas frases que dijeron por radio los pilotos, especialmente en las primeras vueltas. En los segundos libres, y con el espectacular estadio del Foro Sol repleto ya de ruidoso público, hubo menos problemas con el aguante de las ruedas… pero el guión fue más o menos el mismo.

Sea por el comportamiento de las ruedas, sea porque las características del circuito mexicano. los Red Bull han encontrado aquí su piedra de toque. Max Verstappen fue el más rápido, tanto en la primera sesión como en la segunda, y tanto con neumáticos hiperblandos como ultrablandos, los más competitivos del fin de semana. El rendimiento del holandés, que ganó aquí en 2017, dejó a todos con la boca abierta, especialmente a los hombres de Ferrari que no contaban con ver a los de las bebidas energéticas volando en esta jornada de viernes.

Irónicamente, Verstappen acabó antes de tiempo la sesión, ya que a falta de diez minutos se quedó tirado por un problema mecánico, que estudiarán antes de la clasificación por si se ven obligados a cambiar el motor y, con ello, ser penalizado.

Los motores Renault de Red Bull y de la propia escudería francesa mostraron en la primera jornada una competitividad fuera de toda duda, lo que propició ver en una improbable tercera posición a Carlos Sainz. El madrileño, que estaba exultante nada más bajarse del coche al final del día, se quedó a más de un segundo del tiempo de Verstappen, una milésima más rápido que Vettel y con la misma posición final de la tanda inicial. Aunque los Mercedes no mostraron sus armas, ni mucho menos (nunca lo hacen los viernes), sí quedó claro que parece que en esta carrera los hombres de amarillo no van a necesitar apurar al límite para cruzar la frontera de la Q3 en la clasificación. Sainz tiene ante sí, posiblemente, una de las mejores oportunidades del año para dar la campanada.

A McLaren se le ven las costuras

Un Fernando de retirada tuvo menos trabajo que el resto de pilotos, ya que sólo participó en la segunda tanda de entrenamientos libres. Después de dejar a Lando Norris, de nuevo, participar en la primera, probó en los segundos todo lo que necesita para el fin de semana. Pocas lecturas se pueden sacar, ya que en su vuelta buena con hiperblandos se encontró con demasiado tráfico como para intentar un buen giro. Si a eso se unen los problemas de sobrecalentamiento que padeció, para Alonso fue un viernes nada positivo. Eso no evita, sin embargo, que en un circuito con una relativa gran igualdad (tres segundos entre los 20 pilotos), a McLaren se le noten las costuras por todas partes.

Y más en comparación de los otros coches con motor Renault. Mientras que los Red Bull y los propios Renault comparon el 'top 5', acompañados por Vettel, para ver a Vandoorne y a Alonso hay que irse al fondo de la parrilla para verles. Aunque el objetivo de la escuadra de Woking no es otro que entrar en la Q2 y puntuar, si las circunstancias le son propicias, México apunta a ser otra parada en el calvario que está atravesando el equipo inglés en las últimas pruebas de Fernando Alonso en la Fórmula 1. El asturiano será homenajeado el domingo por el ruidoso público local, que guardan un gran cariño por él, pero sin duda lo cambiaría por verse por dónde está Verstappen o Ricciardo. O incluso quien le va a sustituir, Carlos Sainz.

Contenido Patrocinado

Fotos