Fórmula 1

Vettel vuelve a las andadas

Vettel besa el trofeo de ganador en Canadá./AFP
Vettel besa el trofeo de ganador en Canadá. / AFP

El alemán gana su Gran Premio número 50 y regresa al primer puesto del Mundial. Alonso abandonó por segunda carrera consecutiva el día que celebraba 300 Grandes Premios

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROCanadá

Cualquiera que mire únicamente los resultados finales de las carreras, podrá decir que estamos viviendo uno de los campeonatos del mundo de Fórmula 1 más emocionantes. Quizá no le falte razón: en siete carreras han ganado tres pilotos distintos, algo que no había ocurrido en años anteriores. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Canadá suele ser uno de los circuitos donde ocurren más cosas. De hecho, había muchas expectativas puestas en este trazado, toda vez que los neumáticos hiperblandos iban a obligar a más cambios, a un baile mayor de estrategias, y a una mayor igualdad. En teoría. La realidad fue que Sebastian Vettel ganó de principio a fin, desde la 'pole' que sumó el sábado, y hasta la última de las 70 vueltas disputadas el domingo. Sólo se le escapó la vuelta rápida, y porque Daniel Ricciardo se vio obligado a apretar en el último giro porque por detrás venía como un lobo Lewis Hamilton. Fue una carrera anodina, en la que se doblaron del séptimo para atrás y en la que, a excepción de la primera vuelta, no ocurrió demasiado en pista.

Hamilton fue uno de los grandes derrotados de la carrera. Sale de Montreal con el peor resultado del año, un quinto puesto que le baja del primer puesto de la clasificación general en favor de Vettel, por sólo un punto. El británico llegaba a uno de sus circuitos predilectos (ha ganado seis veces aquí), pero el motor Mercedes que iba a llegar no lo hizo, y lo pagó caro. La estrategia desde el muro tampoco le benefició, y al ser uno de los primeros en parar a hacer el único cambio en boxes que se produjo, sus opciones se esfumaron. Tampoco Valtteri Bottas pudo toserle a Vettel, que entró en meta con la victoria número 50 de su palmarés en el bolsillo.

Más información

El único gran incidente de la prueba ocurrió en los primeros instantes. El piloto canadiense Lance Stroll dio un argumento más a sus críticos cuando le pegó un fuerte cerrojazo a Brendon Hartley y acabó provocando que ambos acabaran contra el muro, con el Toro Rosso montado sobre el Williams. Esta acción se quedó sin sanción, que suficiente castigo llevan ambos con quedarse fuera de carrera.

Nuevo abandono de Alonso

Fernando Alonso empezó la carrera con mal pie. Esquivó por poco al vehemente Stroll en la salida. Estuvo a punto de ser embestido por un optimista Sergio Pérez que, tras un toque con Carlos Sainz, se reincorporó a la carrera con un optimismo demasiado arriesgado. Tras regatear los golpes de sus rivales, el mayor lo recibió desde dentro.

Corría la vuelta 42. Había conseguido ponerse en posiciones de luchar por los puntos, en esa zona tibia en la que está condenado a luchar mientras no cambie el statu quo total de la parrilla. Estaba esperando a que la virtual 10ª posición por la que estaba peleando con el joven Charles Leclerc se convirtiera en una posición real, cuando notó que su McLaren no iba bien. Las marchas no se engranaban, la potencia se iba. Un viejo sabor a metálico le llegó a la boca: el abandono.

Por segunda carrera consecutiva, la mecánica del motor Renault le mandaba a boxes antes de tiempo. La explicación oficial del equipo fue un fallo del escape, pero es no es argumento suficiente. Fue el colofón al peor fin de semana del año para McLaren, que después de una clasificación del sábado para olvidar, acabaron el domingo con un piloto fuera de carrera y el otro penúltimo doblado y con dos vueltas perdidas frente al vencedor de la prueba.

Mejor le fueron las cosas a Carlos Sainz. Sin verse involucrado en grandes peleas (sólo tuvo que controlar a su propio compañero Nico Hülkenberg, que finalizó delante de él), aguantó en una óptima octava plaza que le permite sumar unos jugosos puntos que le permiten seguir aumentando su racha de 'top 10'. Ya van cinco carreras consecutivas sumando.

Por suerte para Alonso y para los espectadores que esperan ver buenas carreras, esta semana es la madre de todas las pruebas automovilísticas. El circuito Bugatti de Le Mans ya ha abierto sus puertas para albergar una cita imperdible, que este año cuenta por primera vez con el asturiano para aumentar más aún su expectación. Directo desde Montreal, este mismo lunes aterrizará Fernando Alonso en Le Mans. Comienza la semana de las 24 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos