La XIX Clásica de León lleva el motor a la provincia

La XIX Clásica de León lleva el motor a la provincia

Esta prueba de regularidad histórica para coches clásicos deportivos tiene más de 25 años de antigüedad

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Este sábado 10 de noviembre de 2018 se celebra la XIX Clásica de León 2018, prueba de regularidad histórica para coches clásicos deportivos con más de 25 años de antigüedad, organizada por el Círculo del Motor Leonés y con la colaboración del Ayuntamiento de Riello.

Un año más el Ayuntamiento de Riello promueve y apuesta por eventos de ámbito nacional, puesto que este año la XIX Clásica de León 2018 forma parte del campeonato 'Desafío Clásico 2018' de carácter nacional y supone la última de las cinco pruebas puntuables de dicho campeonato.

El recorrido comienza en León a las 10:00 desde la Plaza de San Marcos de León para dirigirse hacia la montaña central a través del valle del Torio, haciendo una pequeña parada en Villamanín en torno a las 11:30 horas. Luego pasarán por el valle de Casares, el embalse de Luna para dirigirse hacia Omaña y parar a comer en Riello entre las 14:00 y las 16:00 horas.

La tarde discurre por Omaña hacia Babia y Laciana llegando hasta Matalavilla para regresar de nuevo por las mismas zonas hacia León, donde concluirá la prueba a las 22:15 horas quedando los coches estacionados en la Plaza de San Isidoro y Plaza de Santo Martino.

La prueba de regularidad dará colorido a las carreteras de la provincia leonesa. La XIX Clásica de León 2018 cuenta con la participación de 42 vehículos de variada procedencia. La mayoría son equipos de la provincia, si bien en esta edición hay muchos representantes de Madrid, Asturias y otras provincias de Castilla y León dando más prestigio a la prueba si cabe, a la que acuden reconocidos pilotos y copilotos con sus máquinas. Entre los vehículos participantes hay auténticas joyas y preciosos modelos de Porsche, Audi, Seat, Lancia e incluso un BMW CS del año 71… que darán un gran colorido y espectáculo al rally.

En este tipo de pruebas de regularidad histórica sólo pueden participar vehículos clásicos con más de 25 años de antigüedad que cumplan todos los requisitos obligatorios para poder circular por carreteras abiertas a la circulación, y estén en perfecto estado de conservación.

La mecánica de las pruebas de Regularidad Histórica para coches clásicos consiste en que los vehículos participantes tienen que seguir un recorrido fijado por la Organización y una serie de indicaciones, que son secretas hasta el mismo momento de celebración de la prueba, todo ello plasmado en un Roadbook que se entrega a cada participante. El recorrido está dividió en Tramos Cronometrados y Tramos de Enlace entre tramos cronometrados.

Es dentro de los tramos cronometrados donde se cronometra a los distintos participantes para elaborar una clasificación. Dentro de esos tramos cronometrados los participantes deben ceñirse y seguir lo más estrictamente posible las normas e indicaciones dadas por la Organización en cuanto a ruta a seguir, horas de paso por los distintos puntos del recorrido y velocidad a circular. No pueden superar los 50 km/h dentro de dichos tramos. Para comprobar todos estos datos la Organización dispone una serie de controles secretos a lo largo del recorrido, en los que se verifican esos datos y sobre todo se atiende a la hora de paso de cada participante por cada uno de los controles secretos, puesto que la Organización sabe en qué lugar exacto del recorrido y en qué minuto y segundo exacto debe estar cada vehículo participante, penalizando toda diferencia con esos valores teóricos tanto por adelanto como por retraso (diferencia medida en segundos respecto a la hora ideal de paso por un control secreto).

No gana el que más corra sino el que más se aproxime a las indicaciones dadas por la organización. En el aspecto competitivo, son pruebas complicadas tanto por la dificultar de seguir el 'roadbook' estrictamente sin perderse a lo largo de la ruta, como por todas las indicaciones a seguir y cálculos constantes a realizar por el copiloto para intentar estar posicionado en el lugar preciso del recorrido en cada momento. Sin contar con que circulan por carreteras abiertas al tráfico y hay que estar pendiente de lo que eso conlleva, respetando en todo momento las normas de circulación.

Lo atractivo de las pruebas de regularidad es que son pruebas que integran distintos aspectos como la pasión por los coches clásicos, una sana competición, y un componente social, turístico y gastronómico relacionado con las zonas por las que discurre la prueba.

Temas

Riello

Contenido Patrocinado

Fotos