El Magistral de ajedrez corona a su «justo vencendor», el iraní Parham Maghsoodloo

El ganador del Magistral recibe el premio de manos del alcalde de León. / Noelia Brandón

La ceremonia de clausura sirve como primer acto oficial del nuevo alcalde de León y de reconocimiento para el joven maestro de ajedrez, quien destaca la victoria en la final sobre «un jugador histórico» como Vassily Ivanchuk

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

El Magistral de ajedrez ha cerrado su edición más exitosa y coronaba a Parham Maghsoodloo como nuevo campeón del prestigioso torneo internacional.

El joven maestro iraní ha reconocido el valor de este título por la talla de sus rivales y resaltaba el hecho de haber derrotado a Vassily Ivanchuk, campeón mundial de 'rapid' y «un jugador histórico en la historia del ajedrez».

«Tenía ganas de jugar y ganar el torneo. Es un placer estar aquí y es una experiencia muy buena e importante», ha explicado el flamante ganador del título internacional.

El director del Magistral 'Ciudad de León' hacía un balance positivo por el incremento de público en las actividades paralelas y valoraba, en el aspecto deportivo, el triunfo de Maghsoodloo: «Ha demostrado un nivel de juego altisimo. Ha derrotado a Jaime Santos, que no perdía una semifinal desde hace tres años, y ha arrollado a Ivanchuk en la final».

Sobre el iraní, que repetirá participación en la próxima edición, Sión reconocía la justa victoria y apuntaba a un gran porvenir para él. «Tiene dos cualidades fundamentales: confianza ciega en sí mismo y frialdad en los momentos difíciles».

El acto de clausura ha servido para tener un recuerdo hacia la figura de Miguel Ángel Soto, primer director del Magistral recientemente fallecido; y para Joaquín Espejo, árbitro del torneo que se jubila.

Los cuatro participantes han recibido los premios en el que ha sido el primer acto oficial del nuevo alcalde de León, quien se comprometía a mantener su apoyo a este torneo.

Además, Luis Zotes obsequiaba al pequeño Nihal Sarin con un retrato elaborado en los días previos al campeonato.

Los torneos abiertos, con niños, maestros y aficionados llegados de nueve países del mundo y todas las autonomías ponían el broche de oro a un magistral que ya piensa en su trigesimo tercera edición.