Mundiales de natación

Joan Lluis Pons, cuarto en la final de los 400 estilos con récord de España

Joan Pons, nadando./RFEN
Joan Pons, nadando. / RFEN

La última jornada de los Mundiales de natación vio además cómo se desvanecía el sueño del estadounidense Caeleb Dressel de lograr siete medallas de oro por segunda vez consecutiva

ELODIE SOINARD (COLPISA / AFP)GWANGJU

El español Joan Lluis Pons se quedó a las puertas del podio en los 400 estilos, prueba en la que el japonés Daiya Seto se colgó el oro. El mallorquín marcó un tiempo de 4:13.30, nuevo récord de España pero insuficiente para acceder al bronce, que se llevó el neozelandés Lewis Clareburt (4:12.07), mientras que la plata se la quedó el estadounidense Jay Litherland (4:09.22).

«Estoy muy satisfecho por conseguir el récord y acabar cuarto y también porque me lo he pasado muy bien compitiendo. Además el sabor agridulce de meterme en la final de Río (2016) y no saber competir en la final, ahora me lo he sacado», dijo Pons en declaraciones ofrecidas por la Real Federación Española de Natación (RFEN).

Pons se mostró satisfecho por la plusmarca, aunque la que batió también fuera suya. «Me hacía mucha ilusión. He competido bien por la mañana y por la tarde y llegar a ser competitivo el ultimo día es algo que hay que saber gestionar», indicó.

La última jornada de los Mundiales de natación vio además cómo se desvanecía el sueño del estadounidense Caeleb Dressel de lograr siete medallas de oro por segunda vez consecutiva. Para hacerlo tan bien como hace dos años en Budapest e igualar otra vez el récord de oros de 2007 de Michael Phelps, Dressel debía subir a lo más alto del podio del 4x100 m estilos con el relevo estadounidense. Pero la Gran Bretaña de Adam Peaty y de Duncan Scott, autor de un último 100 supersónico, lo impidió.

Como al final del 4x100 estilos mixto, el explosivo nadador de Florida vio cómo el oro se convertía en plata, esta vez por 35 centésimas (3:28.10 frente a 3:28.45). Pese a ello, Dressel sigue siendo sin duda el hombre de estos Mundiales tras conseguir en el espacio de siete días seis medallas de oro -cuatro de ellas en pruebas individuales-, su primer récord del mundo (en los 100 mariposa, 49.50) y los dos mejores tiempos de la historia registrados sin tener en cuenta los resultados conseguidos con los bañadores de poliuretano, en los 50 m (21.04) y en los 100 m (46.96). Nunca antes un nadador ganó ocho medallas en un solo evento mundial. A un año de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el mensaje es muy claro.

Sarah Sjöström hace historia

La última noche de competición en la piscina surcoreana ofreció más noticias. Al colgarse la plata en los 50 m libres, la sueca Sarah Sjöström se convirtió en la primera nadadora en conseguir cinco medallas individuales en una sola cita mundial (tras el oro en 50 metros mariposa, la plata en 100 metros libre y 100 metros mariposa y el bronce en 200 metros libre).

Dominadora de los 400 metros estilos (4:30.39), la húngara Katinka Hosszu se convirtió a los 30 años en la primera nadadora en imponerse cinco veces en la misma prueba individual. Sólo Phelps, en categoría masculina, lo logró antes, en los 200 metros mariposa.

Y la última prueba, el 4x100 metros estilos femenino, fue testigo de dos récords del mundo: el del relevo, mejorado por las estadounidenses (3:50.40 frente al anterior de 3:51.55), y el de 100 metros espalda, reducido en casi medio segundo por la joven Regan Smith, primera en romper la barrera de los 58 segundos (57.57, el anterior estaba en 58.00). A los 17 años, Smith sumó este récord al obtenido en la prueba de 200 metros espalda dos días antes.

El alemán Florian Wellbrock ganó el oro en los 1.500 libres (14:36.54), doce días después de coronarse en los 10 kilómetros, siendo el primer nadador en colgarse el oro tanto en una prueba de aguas abiertas como en una de piscina en una misma cita planetaria.

Si Dressel impulsó casi por sí solo a Estados Unidos a la cima del medallero, otra estadounidense también aportó su granito de arena: la vigente campeona olímpica de los 100 metros libre, Simone Manuel, ahora doble campeona del mundo de la distancia y nueva reina de los 50 metros libre (24.05) por delante de Sjöström. «Me gusta no ser favorita, me permite tener los pies en la tierra», explicó Manuel.